El acusado al dejar el edificio de la Audiencia acompañado por los servicios de emergencias.

7

El príncipe Jurgen zu Hohenlohe salió en ambulancia de la primera jornada del juicio contra él y su pareja por una estafa millonaria en Palma. El aristócrata alemán afronta una petición de cárcel de ocho años por su intervención en una supuesta trama en la que la empresa European Investments se hizo con ocho millones de euros y sólo devolvió 400.000 a pesar de que prometía a los inversores rentabilidades que llegaron hasta un 48 por ciento.

Las sesiones del juicio se prolongarán a lo largo de cuatro semanas impulsadas por medio centenar de afectados que acusan de estafa al príncipe y a su mujer. La Fiscalía no aprecia delito y reclama la absolución de ambos acusados.

La primera jornada del juicio, celebrada este lunes, se consumió en una serie de peticiones de nulidad por parte de una de las defensas y de proposición de nuevas pruebas y de introducción de documentos. Hohenlohe avisó de su mal estado de salud y ya pidió ser excusado de asistir a todas las sesiones del juicio. A última hora de la mañana sufrió una caída y tuvo que ser atendido por una ambulancia, lo que ha dejado el juicio en suspenso.

Según las acusaciones, el matrimonio acusado fingía una solvencia económica de la que no disponían a través de la empresa European Investments y comenzaron a comercializar productos financieros con los que prometían rentabilidades muy por encima de lo que ofrece el mercado. Primero cercanas al 20 por ciento y más tarde se elevaron hasta casi el 50.

Noticias relacionadas

Apariencias

En sus oficinas había fotografías de miembros de la Casa Real y de otras personalidades, lo que reforzaba esa apariencia de solvencia. Otra pata, según las acusaciones, era la figura del príncipe, un título que se pone en cuestión por parte de las acusaciones y que llevó a que fuera bautizado como el ‘caso del falso príncipe’. En paralelo también ejercían como intermediarios para préstamos privados y en operaciones inmobiliarias. En torno al año 2010 la empresa dejó de pagar a los afectados, en torno a medio centenar y dejó un agujero superior a los ocho millones de euros. En total devolvieron sólo 411.000 euros a los inversores. La pareja fue detenida y pasaron seis meses en prisión preventiva.

La causa ha tardado en torno a una década a llegar a juicio y varios de los afectados e incluso algún investigado ha fallecido ya antes de la vista. Uno de los motivos del retraso fue la traducción de toda la causa, muy voluminosa, al alemán. Una veintena de acusaciones particulares las que reclaman penas de seis u ocho años de cárcel por delitos de estafa y apropiación indebida.

judici Hohenloe. Foto Bota~03.jpg
Los dos acusados. Foto: P.BOTA

El príncipe Hohenlohe niega cualquier delito y defiende su título

El príncipe Hohenlohe siempre ha negado cualquier estafa y redujo al máximo su papel en los negocios que se ponen en duda, que se llevaban a cabo a través de la empresa de su mujer. Además ha defendido a lo largo de la causa que es realmente poseedor del título nobiliario de príncipe, algo que siempre fue cuestionado tanto por la policía como por los afectados. Los dos acusados fueron detenidos hace más de una década cuando la supuesta estafa fue denunciada por un grupo de ciudadanos alemanes residentes en Mallorca que se habían visto perjudicados. Desde entonces el caso ha estado pendiente del juicio que durará todo este mes.