Unas 25.000 personas celebraron en 2019 el Ramadán en el polideportivo Germans Escalas. Fue la última gran ceremonia del fin del mes sagrado antes de la pandemia. | Jaume Morey

121

La comunidad musulmana de Mallorca ha pedido al Govern balear que relaje el toque de queda durante el Ramadán, el mes sagrado para el Islam, a fin de poder llegar a los lugares de culto y cumplir con el primer y último rezo del día, que coinciden con las restricciones de movilidad. Las asociaciones y entidades islámicas insisten en que es «muy importante no romper el ayuno» y piden que se les amplíe, al menos media hora, el cierre de los lugares sagrados.

La famosa celebración arrancará, previsiblemente –dependiendo de las observaciones astronómicas que se hagan mañana por la noche–, el próximo martes, día 13 ,y finalizará con el Eid al-Fitr (la fiesta de la ruptura del ayuno) el jueves, 12 de mayo. Han destacado que este año el Ramadán volverá a ser «atípico», debido a la pandemia, con muchas complicaciones para la comunidad y con aforo limitado en las mezquitas. Cabe recordar que la última celebración (en 2019) congregó a unos 25.000 musulmanes en el polideportivo Germans Escalas de los cerca de 60.000 que hay en Balears.

Una de las preocupaciones de la comunidad, según trasladaron a este diario, es el último rezo de la noche. «Las familias se encuentran expectantes, ya que desde las instituciones todavía no nos han contestado a nuestra petición», aseguran. Todo esto combinado con el anuncio del cierre de fronteras de Marruecos hasta final de junio. Muchos musulmanes aprovechan estas fiestas para desplazarse a sus hogares de origen, algo que a día de hoy no van a poder hacer por las restricciones interpuestas. «Si el año pasado fue atípico, creemos que este lo será más», confiesan.

El calendario musulmán finalizará el día 12 de mayo con el Eid al-Fitr, que es la fiesta de la ruptura del ayuno. Otra de las dudas a las que se enfrentan los practicantes es el lugar donde celebrar el día que, según confirman, podría ser en el polideportivo Germans Escalas o en Son Moix.

Cementerio

Por otra parte, la comunidad islámica de Mallorca acaba de arrancar una campaña de recogida de firmas para solicitar a las instituciones la creación de un cementerio musulmán en Mallorca, después de que en plena pandemia muchos familiares no pudieran trasladar a los fallecidos por COVID-19 a sus países de origen por la situación epidemiológica a nivel mundial. Por ello, las asociaciones y entidades han organizado esta reivindicación, que durará hasta el fin del Ramadán y que ya ha conseguido unas 450 firmas.

El mes sagrado para los miles de musulmanes arrancará en pocos días ante un escenario incierto de cara a los rezos en las mezquitas. Ante todo, ponen la vista al final del estado de alarma, el 9 de mayo, para poder cerrar en masa el Ramadán.

Los musulmanes se citan en la comida nocturna el día 30

El ‘Iftar’, la comida nocturna con la que los musulmanes rompen con el ayuno diario durante el Ramadán, se celebrará el próximo 30 de abril, a las 20.15, en la plaza García Orell (Las Columnas). Se trata de un día donde se comparte comida entre los vecinos u otras religiones para aproximar así la cultura musulmana.