La presidenta de CAEB; Carmen Planas junto al presidente de CEPYME, Gerardo Cuerva.

0

La presidenta de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), Carmen Planas, ha sido elegida vicepresidenta de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).

Así lo ha anunciado CAEB en un comunicado en el que destaca que las pymes de Baleares «nunca en su historia» habían alcanzado tal rango en la estructura de la organización nacional.

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, ha explicado que una de sus primeras decisiones «ha sido incorporar a Carmen Planas como vicepresidenta por la labor que tanto ella como CAEB está haciendo en su lucha sin descanso por mejorar la situación de las pymes de Baleares que tan difíciles momentos están atravesando en la actualidad».

Planas ha agradecido a Gerardo Cuerva «que Cepyme haya querido reconocer el trabajo que desde CAEB hacemos en Balears». «Con sus más de 80 organizaciones empresariales, el 99,9% de las empresas que a las que CAEB representa en Baleares son pymes y autónomos», ha destacado.

Junto a Carmen Planas, se ha acordado el nombramiento de resto de vicepresidentes de Cepyme, así como el del nuevo secretario general, Luis Aribayos, que, al tomar el relevo en el cargo que hasta ahora ocupaba Pedro Fernández Alén, nombrado presidente la Confederación Nacional de Construcción (CNC) y que, a su vez también comprarte junto a Planas el cargo de vicepresidente de Cepyme. «Nuestra prioridad es mejorar la competitividad de las pymes» El presidente de CEPYME ha señalado que «nuestra prioridad es mejorar la competitividad de las pymes» implementando «nuevos planes que les proporcionen primero, herramientas para sobrevivir y, posteriormente, les ofrezca oportunidades de ser competitivas». Cuerva y Planas han coincido en destacar «la necesidad de rebajar la presión fiscal que pesa sobre las empresas, reducir las cotizaciones que soportan, acometer una reforma laboral que quite su foco de lo ideológico y lo ponga en la productividad y la flexibilidad, eliminar las barreras que penalizan el crecimiento de las empresas, luchar con ahínco contra la morosidad, reducir y simplificar la burocracia y recuperar la unidad de mercado, entre otras medidas.

El presidente de CEPYME ha explicado que las empresas son la base de sistemas de bienestar sólidos. Las economías cuyas empresas tienen capacidad para comprar y vender en el mundo entero, que captan talento y lo forman, que crecen, innovan e invierten en I+D, que, en definitiva, han hecho de la competitividad de sus empresas su máxima prioridad, son las que cuentan con salarios más altos, con mejores servicios públicos y mayores prestaciones sociales. Pero no se puede construir un país al revés, explicó. Gerardo Cuerva ha concluido defendiendo que «no hay país próspero que se haya construido orillando y despreciando a sus empresas. Una España con empresas más competitivas será una España más próspera y más justa».