Los activistas han clamado por detener los desahucios de personas vulnerables sin alternativa. | Teresa Ayuga

Unas cuarenta personas se han concentrado este sábado en la plaza de España de Palma pese a la lluvia, convocadas por la Plataforma de Afectadas por las Hipotecas (PAH) en Mallorca, para hacerse eco de una convocatoria nacional que reclama una Ley de Vivienda Digna a nivel estatal, que ampare el derecho a la vivienda de toda la ciudadanía española.

Según ha informado la portavoz de la PAH en Mallorca, Ángela Pons, en declaraciones a los medios de comunicación, «la concentración de este sábado es para reivindicar una ley social de vivienda, para que ninguna persona se quede sin casa; que se regularicen los precios del alquiler y que se cree un parque de vivienda pública, con suministros básicos». «El derecho a la vivienda ha de ser un derecho considerado fundamental, no solo constitucional», ha añadido.

La PAH junto con un grupo de entidades de todo el Estado reclaman que la nueva norma garantice al menos el derecho a vivienda digna, asequible y accesible y adecuada para que ninguna persona sufra el «sinhogarismo».

Noticias relacionadas

Los activistas han clamado por detener los desahucios vulnerables sin alternativa, y apuestan por la obligación de ofrecer un alquiler social estable para grandes tenedores y un realojo digno y adecuado a cargo de los poderes públicos.

Varias decenas de personas han acudido a la llamada de la PAH en Mallorca. Foto: T.Ayuga.

Para ello se debe tomar ciertas medidas, como asegurar y ampliar el parque público de alquiler social frente a la emergencia habitacional, una regulación estatal de los alquileres con precios adecuados a los salarios, mayor protección a los inquilinos, garantías de suministros básicos de agua, luz, gas y telecomunicaciones, y la garantía de una segunda oportunidad efectiva para hogares con deudas hipotecarias, así como medidas contra el sobreendeudamiento y los abusos financieros e inmobiliarios.

Finalmente, desde la PAH en Mallorca requieren la ampliación presupuestaria para un adecuado parque de vivienda social y políticas sociales de vivienda, con asignación de fondos europeos de recuperación a este objetivo, así como la participación activa de la población en la política de vivienda y urbanismo.