Este fin de semana comenzarán a incrementarse los vuelos a Mallorca desde Alemania. | plozano

5

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología apeló este viernes a los alemanes a no viajar dentro ni fuera del país en Semana Santa con el fin de no acelerar aún más la tercera ola de la pandemia.

En una rueda de prensa para evaluar la situación epidemiológica del país, el vicepresidente del RKI, Lars Schaade, pidió a la población pasar los festivos de Semana Santa «en el círculo más reducido» posible y a renunciar a los viajes.

«La movilidad y los contactos son los impulsores de la pandemia», advirtió, y recordó que las mutaciones del coronavirus son aún más contagiosas que el virus original.

Agregó que el encuentro entre personas de diferentes regiones del país «podría azuzar adicionalmente la pandemia», algo que hay que evitar, apeló.

Ya el Gobierno hizo varios llamamientos esta semana a no viajar si no es estrictamente necesario, sobre todo después de que los vuelos a las islas Baleares se dispararan nada más conocerse el pasado viernes que dejaban de ser consideradas zona de riesgo y las principales empresas turísticas y aerolíneas comenzaron a ampliar su oferta.

El lunes la portavoz de Exteriores, Maria Adebahr, recordó que «la ausencia de una alerta de viaje no es una invitación a viajar», aunque reconoció que se trata de una «decisión personal».

También el diputado socialdemócrata y experto en sanidad Karl Lauterbach apeló hoy a prescindir de viajes no esenciales y advirtió que de lo contrario esta tercera ola recibirá un impulso que dificultará aún más el control de la situación después de las vacaciones de Semana Santa.

Abogó asimismo por que todo aquel que viaje al extranjero se someta a su regreso a un test, ya que aunque la mutación británica ya es la predominante en Alemania, las variantes sudafricana y brasileña suponen un riesgo epidemiológico mucho mayor y son más peligrosas al poner en peligro a personas contagiadas ya anteriormente y al no responder de forma deseada a las vacunas.

Estas dos mutaciones son precisamente las que podrían introducirse en el país viajando y las que podrían acelerar aún más esta tercera ola, advirtió.

En la misma rueda de prensa, el ministro de Sanidad, Jens Spahn, se limitó a señalar que ya existen los tests obligatorios para aquellas personas que ingresan en el país procedentes de zonas de riesgo por las variantes del virus o de regiones con una incidencia elevada.

Noticias relacionadas

El viernes pasado el RKI actualizó su lista de zonas de riesgo por COVID y dejaron de figurar en ella además de Baleares otras cinco comunidades autónomas españolas (Valencia, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Murcia), así como cuatro regiones de Portugal (Alentejo, Centro, Norte y las Azores), una de Dinamarca (Nordjylland), y las Bahamas en su conjunto.

Crecimiento exponencial de los contagios
La incidencia acumulada en siete días volvió a subir este viernes notablemente en Alemania, hasta 95,6 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, frente a 90 el jueves y 86,2 el miércoles, mientras hace una semana estaba en 72,4.

Las autoridades sanitarias registraron 17.482 nuevos contagios con covid-19 en las últimas 24 horas, más de cinco mil más que el pasado viernes, y la cifra de víctimas mortales en un día sumó 226, frente a 252 hace una semana, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados la pasada medianoche.

El pico de incidencia se había registrado el pasado 22 de diciembre con 197,6 y el 28 de enero volvió a caer por debajo de 100 por primera vez en tres meses con una tendencia a la baja que se mantuvo durante unas semanas.

El máximo de contagios se alcanzó el 18 de diciembre con 33.777 nuevas infecciones en un día y el de muertos, el 14 de enero, con 1.244.

El factor semanal de reproducción está en 1,12, lo que implica que cada cien infectados contagian de media a otras 112 personas.

El número de positivos desde el inicio de la pandemia suma los 2.629.750 -de los cuales unos 2.401.700 son pacientes recuperados- y el de víctimas mortales con o por covid-19 asciende a 74.358.

En las unidades de cuidados intensivos había ingresados el jueves 2.895 pacientes con covid-19 -y con ello 36 más en un día-, de los cuales 1.589 -el 55 % y 17 más respecto al miércoles- necesitan respiración asistida, según datos de la Asociación Interdisciplinar Alemana de Cuidados Intensivos y Medicina de Urgencia (DIVI).

En un día las ucis recibieron 311 nuevos pacientes con covid-19 y 81 de los ingresados murieron.

En Alemania han recibido las dos dosis de la vacuna 3.097.094 personas, un 3,7 % de la población, y 6.979.861 (el 8,4 %), al menos una.

Después de conocerse la evaluación de la Autoridad Europea del Medicamento (EMA), que defendió ayer la vacuna de AstraZeneca como «segura y eficaz» contra la covid, a pesar de no descartar su relación con algunos casos «muy raros» de coagulación sanguínea asociada con trombosis, Alemania anunció que retomará este viernes la vacunación con el preparado de Oxford.