Fachada de un edificio de la UIB.

11

La Universitat de les Illes Balears (UIB) llevará a cabo una prueba piloto para crear un corredor sanitario seguro entre Baleares y la Península.

Según ha informado la UIB este viernes en una nota de prensa, un equipo de investigadores de la Universidad estudiará la viabilidad de la implementación del protocolo sanitario SEQR para el movimiento de pasajeros de manera segura.

El estudio se llevará a cabo durante las vacaciones de Pascua en Cala Millor y se alargará hasta el mes de noviembre de este año 2021, con la colaboración la Dirección General de Emergencias e Interior, el Consorcio de Turismo de Son Servera y Sant Llorenç des Cardassar y la empresa Biolínea, como laboratorio de acreditación. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Eurorregión, con la concesión del Fondo de Ayuda COVID-19.

Tecnología ShareEQR para una movilidad «segura»

La propuesta se basa, ha explicado la Universidad, en el uso de la tecnología ShareEQR, desarrollada y patentada en la UIB, que permite transferir información de forma autenticada y segura entre una fuente y un destino sin necesidad de infraestructuras de comunicación ni de conexión digital entre sí.

En concreto, ha detallado que la tecnología ShareEQR se basa en imágenes QR para establecer un sistema de comunicación entre las entidades implicadas en el control de la movilidad y permite crear un marco de rastreo, respetando la privacidad de los datos para obtener la máxima protección de la población.

Los usuarios, ha añadido, asimismo, no han de descargar ninguna aplicación específica, sino que solamente deberían obtener la imagen EQR que emitirían las entidades certificadoras de la información contenida.

Así, ha indicado que la información se introduce en el formulario de origen y, como resultado, se genera la imagen EQR, que quedaría a disposición del ciudadano final, y se le podría facilitar a través del correo electrónico o de un mensaje SMS, si fuera necesario.

La información encriptada contenida en la imagen EQR quedaría protegida en todo el proceso de transferencia. El proceso de validación sobre el terreno lo haría el agente autorizado utilizando una aplicación lectora autorizada capaz de obtener la información protegida.

Corredor sanitario

De este modo, ha enfatizado la UIB, la propuesta de corredor se ha basado en la tecnología ShareEQR y las imágenes EQR para posibilitar tanto la acreditación para la entrada permitida a un destino, como facilitar el rastreo de contactos durante el tiempo de estancia.

Además, ha añadido, el sistema también permite la acreditación de salida de no haber sido relacionado con ningún brote detectado durante su estancia.

La información encriptada y contenida en la imagen EQR, ha hecho hincapié, se genera y se acredita mediante las entidades autorizadas en el lugar de origen del viajero.

La imagen EQR se convierte, así, ha apuntado, en una traza digital que puede ser validada en diferentes momentos durante el trayecto, a la entrada del aeropuerto o puerto, a la entrada del avión o barco y a la llegada al destino.

De este modo, ha dicho, se puede tener una trazabilidad del viaje y del momento de entrada al lugar de llegada. Este mecanismo permite, además de contribuir al rastreo, establecer una herramienta para determinar la entrada permitida en el lugar.

En el destino, la información encriptada registra a los servicios de emergencia de la comunidad con el objetivo de poder ser consultada en caso de ser requerido por el protocolo de seguimiento de contactos establecido en Baleares, mejorando la capacidad de rastreo de este protocolo.

El mismo EQR se puede usar para dejar constancia de la presencia del viaje en un establecimiento de ocio, para autorizar la entrada en ciertos eventos o para regular la cabida de gente mediante lectores rápidos electrónicos.

Además, proporciona información útil para mejorar la respuesta en situaciones de emergencia y permite aportar información acreditada de enfermedades crónicas, alergias o tratamiento farmacológico.

Esta información, ha afirmado la UIB, puede ayudar a definir mejor la respuesta sanitaria durante una primera actuación en situación de emergencia. Además, la barrera idiomática no es un problema, ya que se puede traducir la información de manera automática.

Así pues, para la UIB usar imágenes EQR para implementar un corredor seguro garantiza la veracidad de la información; impide modificaciones fraudulentas de la misma y su lectura por lectores no autorizados; crea una traza digital para el rastreo de contactos de no residentes cuando el sistema sanitario no tiene información previa de estos y crea una conexión segura entre el sistema de salud pública de origen y el sistema sanitario de acogida.

Este desarrollo ha sido coordinado por Bartomeu Alorda Ladaria, profesor titular de la UIB, director de Innovación y Transferencia de la Universidad, coordinador del grupo de trabajo SmartDestination / SmartCity de la UIB e investigador principal del grupo de eHealth y Telemedicina Multidisciplinar mediante sistemas Inteligentes Ciberfísics del IdISBa.

En el desarrollo de la tecnología ShareEQR han participado Cristian Carmona Gómez, Jordi Ballester Caldentey y Francisco Mas Ynarejos. Además, han colaborado, Patricia de la Rosa Vela, José Marcial Rodríguez Diaz y Pau Crespí.