Refuerzo para Semana Santa en el Aeropuerto Palma. | Emilio Queirolo

7

Sanidad Exterior reforzará los controles de la COVID-19 que se efectúan desde el inicio de la pandemia a los viajeros llegados a Baleares desde el extranjero.

En una nota de prensa, Delegación del Gobierno en Baleares ha explicado este miércoles que esto significa que se realizará la doble verificación a todo el pasaje de los vuelos procedentes de otros países categorizados de riesgo que aterricen en alguno de los tres aeropuertos de las Islas.

Actualmente, esta medida afecta a la mayoría de países de la Unión Europea. Se trata de un refuerzo debido al repunte de la actividad que se prevé para finales de marzo.

La doble verificación de los controles sobre la COVID-19 implica que se comprueba por partida doble que efectivamente el pasajero viaja con una PCR o TMA negativa. Esto se lleva a cabo, por un lado, a través del código QR --que ya se revisa a todos los pasajeros a su llegada al aeropuerto--, y por el otro, extendiendo a la totalidad del pasaje la obligación de mostrar el documento acreditativo del resultado de la prueba diagnóstica.

Noticias relacionadas

Todos los viajeros internacionales, con independencia de su nacionalidad, tendrán que pasar el control primario, donde se les toma la temperatura y son sometidos a un examen visual.

Más documentos

Además, los viajeros tienen que rellenar el Formulario de Control Sanitario (PLC) y aportar la documentación que acredita que han dado negativo en una PCR o TMA practicada como máximo dentro de las 72 horas anteriores a su llegada a España. El requisito de contar con una PCR/TMA negativa se recoge en una de las cuestiones del formulario que todos los pasajeros tienen que cumplimentar antes de entrar en el país.

Pueden hacerlo por vía telemática, con un código QR que se obtiene en la web www.spth.gob.es o a través de la aplicación Spain Travel Health-SpTH.

Sanidad Exterior ha recordado que este formulario es una declaración jurada, con validez jurídica, por lo que se apela a la responsabilidad individual de los viajeros a la hora de comunicar su situación epidemiológica. Esta es la doble verificación que se realiza dentro del denominado control primario.

Por otra parte, los pasajeros que presenten síntomas compatibles con la COVID-19 o no aporten la documentación sanitaria exigida serán derivados a un control secundario, en el que personal médico los someterá a un examen más exhaustivo y donde se les practicará una prueba diagnóstica. Si da negativo, el viajero podrá continuar su ruta.

En el caso de que el resultado fuera positivo para coronavirus, se activará el protocolo previsto, coordinado por Sanidad Exterior y la Conselleria de Salud, y se procederá a aislar al pasajero.

Dos empresas subcontratadas por Aena realizan estos controles primario y secundario, bajo la supervisión de las autoridades sanitarias. Desde el inicio de la pandemia, Sanidad Exterior ha controlado en los aeropuertos de las Islas la llegada de 36.522 pasajeros y de 17.500, en los puertos.

Desde que terminó el primer estado de alarma, en julio, y hasta febrero de 2021, casi 5.000 pasajeros internacionales han sido valorados en el control secundario de Son Sant Joan, cerca de 500, en el de Aeropuerto de Menorca, y unos 760, en el de Ibiza.