Personal sanitario vacuna a una mujer en el recinto del antiguo hospital Son Dureta. | Efe

10

El último fin de semana de febrero será de pleno rendimiento en las líneas de vacunación contra el coronavirus de Mallorca, donde está previsto que unas 7.000 personas reciban la primera dosis en las líneas de vacunación exprés instaladas en el antiguo Son Dureta en Palma. Entre ellos se ha citado a unos 1.500 maestros de educación infantil y educación especial, según ha revelado este viernes el director general del Servei de Salut de les Illes Balears, Juli Fuster.

Fuster ha confirmado que en el caso de Ibiza ya se ha empezado a vacunar a docentes. Se calcula que en total se deberán vacunar en las próximas semanas a unas 25.000 personas que trabajan en distintos puestos de la comunidad educativa en todas las Islas.

La directora general de Salut Pública, Maria Antònia Font, también presente en la rueda de prensa, ha precisado que la estrategia de vacunación va cambiando a medida que se desarrollan e incluyen nuevas evidencias científicas.

Font ha aclarado que la vacunación por grupos de edad que se abre a partir de las próximas fechas requiere de una logística más sencilla y permitirá vacunar con mucha más rapidez, «que es el objetivo de todos», ha dicho. «Mantenemos los objetivos que nos marcamos de vacunar entre enero y marzo a 60.000 personas».

Noticias relacionadas

Asimismo, ha recalcado que si la producción de vacunas y la distribución lo permiten, Baleares tiene capacidad de administrar hasta 120.000 dosis semanales.

Finalmente, la directora general ha querido mandar un mensaje de refuerzo a la población en la que, dice, se observa una buena predisposición a la vacunación. En este sentido, Font ha animado a la población a «que cada cual se ponga la vacuna que los expertos han prescrito según su grupo de edad». No obstante, Font ha remarcado que «no podremos dejar las medidas de seguridad, nos tienen que acompañar una temporada más».