Detrás de la barra / La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones

Bar La Llubinense: «Nos han salvado los clientes»

| Palma |

Valorar:
Vecinos y trabajadores de la zona destacan la confianza que les da Francisca Martorell y todo su equipo.

Vecinos y trabajadores de la zona destacan la confianza que les da Francisca Martorell y todo su equipo.

El bar La Llubinense es uno de los más populares de la barriada palmesana de son Coc, cerca de la plaza Pere Garau, ubicado en la calle Pedro Llobera, 16. Conocido por su arròs brut y variados, su fiel clientela se desplaza desde diferentes pueblos de la Isla para deleitarse con sus platos caseros recién elaborados.

El local abrió sus puertas en el año 1940 y, durante estos 80 años, ha cambiado de nombre y propietarios, siendo conocido como La Bodega o Can Barbacana. En la actualidad lo regenta Francisca Martorell, quien lo cogió hace 18 años.

«Desde el primer día mantuvimos el variat como plato estrella. Todos los ingredientes, menos las croquetas, son caseros», comenta Francisca.

Desde las 08.00 de la mañana hasta las 16 horas (los miércoles cierran), sus clientes se acercan a por café para llevar, o sus deliciosos bocadillos de llonguet. «El llonguet lo compramos en el Forn La Real y ofrecemos tres variedades: el llonguet blanco, el llonguet de algarroba (los jueves) y el llonguet negro con tinta de sepia (los viernes), que servimos con sepia a la plancha».

Vecinos y trabajadores de la zona destacan la confianza que les da Francisca Martorell y todo su equipo. «Antes de la pandemia éramos cinco personas en el bar. Ahora somos tres y dando gracias», asegura Martorell. «Ahora mismo no ganamos ni para cubrir gastos, pero nos han salvado los clientes, quienes desde el primer día se han volcado».
Los fines de semana son los días más fuertes de trabajo, siendo el arròs brut el plato más demandado.

«La gente agradece que mantengamos abierto y muchos siguen pidiendo el variat para llevar, pero ya todos están deseando tomarlo aquí, en el local o en la pequeña terraza de la acera».

Los bocadillos de calamares tienen también gran éxito, y de hecho Francisca está en ese momento con las anillas de calamares recién cortadas y bañándolas en el rebozado. Algunos vecinos, que pasan tras ir a comprar al mercado de Pere Garau, se acercan al local. Francisca Martorell se muestra optimista y asegura que «mien- tras nos dejen trabajar saldremos adelante».

‘Variats’, ‘arròs brut’ y ‘llonguets’

El arròs brut, los caracoles, variats y el llonguet negro de tinta de sepia son algunos de los platos estrella del emblemático bar. Clientes procedentes de toda Mallorca hacen, estos días, sus encargos para pasar a recoger.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

miguel
Hace un mes

Mis variados favoritos. El personal un encanto.

Valoración:26menosmas

Juan
Hace un mes

Pues claro que te han salvado los clientes. No pretendas que te salve el Govern de progress de todos y de todas. El Govern te arruinará y no te ayudará.

Valoración:21menosmas

Sebastian
Hace un mes

Muy bueno, lo probamos hace poco para llevar.

Valoración:63menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1