La delegada del Gobierno, Aina Calvo. | Jaume Morey

La delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, ha comunicado por carta al president del Parlament, Vicenç Thomàs, que no comparecerá ante la cámara para explicar las actuaciones llevadas a cabo por la Policía Nacional en el caso de la explotación sexual de menores tutelados, dado que «no se ajusta a la normativa vigente».

Calvo recuerda que, «respecto a la posibilidad de que las cámaras de representación popular de carácter autonómico puedan ejercer el control político sobre autoridades o cargos políticos de la Administración General del Estado» , «no se permite a estas instituciones el control o fiscalización de instituciones diferentes de los propios órganos de gobierno y administraciones creadas para el ejercicio de la Autonomía».

La delegada de Gobierno recurre al artículo 152 de la Constitución y subraya que «no es procedente ejercer control político sobre cargos o autoridades» de la categoría antes referida, ya que éstos «únicamente puedes ser controlados por las Cortes Generales».

Finalmente, concluye su carta, emitida con fecha de 8 de febrero, rechazando la petición de comparecencia por parte de la Comissió d'Assumptes Socials, Drets Humans i Esports, ya que «el objeto de ésta está referido a la actuación en el ámbito de una comparecencia exclusiva del Estado, ajena a las competencias atribuidas a la Comunidad Autónoma».