El salón de plenos de Cort, durante el acto. | Pilar Pellicer

37

El salón de plenos del Ajuntament de Palma ha acogido este domingo la lectura del acto de conmemoración de los 500 años del inicio de les Germanies, la revuelta popular que hace medio milenio sublevó a las clases populares en contra de las autoridades. El acto, debido a la pandemia, se llevó a cabo en formato reducido con una representación mínima.

Llorenç Carrió, concejal de Educació del Ajuntament de Palma, fue el encargado de leer el texto en homenaje a las Germanies. «Joanot Colom y Joan Crespí fueron dos de los protagonistas de los hechos excepcionales que hoy hace exactamente 500 años tuvieron lugar en esta ciudad. Podemos sacar la conclusión que una revolución no sólo surge de una situación injusta, sino que necesita de personas valientes y comprometidas. Joan Crespí, Joanot Colom y los Agermanats no eran mártires ni inconscientes, sabían como habían acabado las Germanies de Castilla y Valencia pero la dignidad, la libertad y la justicia los empujó hasta las últimas consecuencias».

«La derrota fue muy dura, los muertos se contaron por miles y una vez acabada la Germania, la represión no se terminó. El castigo tenía que ser ejemplar y, por eso, la cabeza de Joanot Colom se exhibió en la Porta Pintada durante 299 años. Palma, desde entonces, ha contribuido a la memoria agermanada y desde el activismo político de alguno de sus conciudadanos ha cuestionado la cultura dominante que solo los difamaba. Gracias a él hoy tenemos calles e hijos ilustres y monumentos que los recuerdan. Después de 500 años, la ausencia de la reparación sigue viva. Los ciudadanos tenemos derecho a conocer estos hechos tan trascendentales para poderlos recordar», finalizó Carrió.

A continuación, el concejal dio paso a la historiadora Maria Margalida Perelló, experta en la revuelta de los Agermanats. Perelló afirmó que «pocos acontecimientos de nuestra historia pero también de la universal han provocado tantos cambios de manera tan rápida como las Germanies en Valencia, Castilla y Mallorca. En los 25 meses que duró la sublevación en Mallorca los Agermanats suprimieron los impuestos, rebajaron la deuda pública y liberaron los esclavos».

Noticias relacionadas

Perelló mantuvo que, «según el historiador José Antonio Maravall, marcaron la primacía del Reino frente al rey, pusieran la semilla de la democracia y las revueltas liberales en América, Inglaterra y Francia, marcan la primera crisis del sistema feudal. Los analistas muestran discrepancias si fue la primera revuelta moderna».

En todos los municipios de Mallorca se leyó el manifiesto conmemorativo de la sublevación.

En Llucmajor, la lectura del manifesto ha sido a cargo del cronista de Llucmajor, Joan Montserrat, y ha contado el acto con la participación del Conjunt de Cambra de Llucmajor.

El cronista de Llucmajor lee el manifiesto.

En Inca, Carme Lorente ha sido la encargada de realizar la lectura.

Todos los municipios han procedido a realizar la lectura a las 12.00 horas.

Guillem Moro, en Santa Maria.
Joan Guasp, en Consell.
Sa Pobla.
Carme Comas, en Alaró.
En Sant Jordi.
Sant Llorenç.

Valldemossa.
Búger.
Lloret.