Caricatura de la presidenta de la Junta Territorial del PP de Palma. | MARCELO PINTO

5

Marga Durán (Palma, 1967 ) es una mujer al servicio del PP y así lo ha demostrado desde que saltó a la primera línea política en el año 2011, cuando José Ramón Bauzá la convirtió en presidenta del Parlament, en sustitución de Pere Rotger, que había sido imputado.

Durán, que hasta el momento era una desconocida en política, cumplió bien con el encargo y le gustaba mucho su trabajo, se sentía muy cómoda presidiendo el Parlament balear.

Sin embargo, cuando Bauzá y José María Rodríguez la llamaron para que aceptase ser la candidata del PP de Palma en las elecciones de 2015, en sustitución del entonces alcalde Mateo Isern, Durán aceptó por el bien del partido. No fue una decisión fácil para ella.

Le costó mucho aceptar porque consideraba que Isern había realizado un buen trabajo como alcalde de Palma y que la única razón por la que no podía repetir como candidato era por sus malas relaciones con Bauzá y Rodríguez.

Noticias relacionadas

Sus buenos modales y la elegancia que la caracterizan permitieron que desempeñara este reto sin enfrentarse a Isern ni a su equipo. Este encargo no era fácil, por no decir imposible. Durán tuvo que demostrar hasta que había nacido en Palma, ya que tenía su domicilio y su empresa en Llucmajor; lo dejó todo y se vino a Ciutat. Isern era un alcalde querido y los ciudadanos no entendían por qué el partido no permitía que se presentase a la reelección. Esto se trasladó a las urnas y el PP no consiguió la mayoría necesaria para gobernar. Sin embargo, Durán no renunció y se quedó cuatro años liderando la oposición en el Ajuntament de Palma.

En 2016 asumió la gestora del PP de Palma cuando José María Rodríguez fue imputado. Su compromiso con el partido fue a más. Durán se pateó los barrios de Palma y trabajó para que en el partido dejase de haber ‘rodriguistas’, ‘isernistas’, fiolistas’… Su objetivo era que todos los afiliados se sintiesen escuchados y representados, independientemente de la familia política de la que proviniesen. En 2017 se presentó como candidata al congreso de la Junta Territorial de Palma y lo ganó con holgura.

Durán estaba entregada al partido. Sin embargo, las encuestas no la daban como favorita y el PP sabe que Palma es clave para ganar unas elecciones. Por ello, el partido decidió dar un golpe de efecto y presentar a Isern como candidato. Durán respondió con la elegancia que le caracteriza, pero el exalcalde no logró la victoria.

La presidenta del PP de Palma siempre ha sido fiel a Biel Company y a su proyecto y ahora seguirá trabajando junto a él en el Parlament, el lugar en el que dio el salto a la política de primera línea de la política y el que se siente muy cómoda. Sin embargo, espera seguir haciéndolo en Palma.

Una vez más, ha demostrado que es una mujer de partido y ha decidido dar un paso al lado para que otra persona tome las riendas del PP de Palma, clave en la aspiración del PP balear de recuperar el Govern en las próximas elecciones. Por ello, no se presentará a la reelección como presidente del PP de Palma en el próximo congreso.