El refugio Tossals Verds, en Escorca, es uno de los gestionados por el Consell de Mallorca. | Joan Socies

9

El Consell de Mallorca ha cerrado al público los ocho refugios ubicados en diferentes localidades de la Serra tras las últimas restricciones del Govern y el estado actual de la pandemia. De momento y al menos durante los próximos quince días no se podrán reservar plazas para quedar a dormir, comer o utilizar el servicio de bar en las diferentes instalaciones. Esta decisión de la administración insular obedece a las nuevas medidas autonómicas decretadas a partir del 13 de enero para frenar el avance del coronavirus.

Según fuentes del Consell de Mallorca se han tenido que cancelar un total de 92 plazas que ya había reservadas para disfrutar de estos espacios en la naturaleza y todo queda a la espera de la evolución de la pandemia.

Los refugios afectados por el cierre son: Can Boi; Muleta; Tossals Verds; Son Amer; Pont Romà; Son Tries; Hostatgeria del Castell d’Alaró o Coma de’n Vidal.

LLUC - DEIA - REFUGIO DE SON AMER JUNTO AL MONASTERIO DE LLUC.
El refugio de Son Amer en Escorca.

Desde el Consell informaron que pese a que el interior de los establecimientos sigue cerrado al público los trabajadores del Consell seguirán en activo y que también se podrán utilizar las mesas habilitadas en los espacios exteriores. De esta manera, los refugios pasan a tener en estos momentos una función de protección civil para atender las posibles emergencias que puedan tener los excursionistas en las rutas por estos lugares.

Situación

La ocupación en los refugios del Consell, desde el pasado mes de marzo que se decretó el estado de alarma, ha caído a mínimos históricos debido a la pandemia. Según los datos publicados por este periódico, en 2019 el número de usuarios en los diferentes refugios era de 32.144 mientras que a finales de 2020 los usuarios que pasaron por las diferentes instalaciones fue de 6.858, lo que supone un 78,66% menos.

El Consell ha tenido que adaptarse a los cambios y los refugios, debido al confinamiento, estuvieron cerrados durante casi medio año, desde la segunda quincena de marzo hasta septiembre. Luego se reabrieron con una reducción del aforo disponible que primero fue de un 50 por ciento y después de un 70 por ciento. Pese a la situación actual desde el Consell se sigue apostando por estas alternativas de turismo sostenible.

La consellera Aurora Ribot.

«Si hay cambios valoraremos la posibilidad de abrir»

La consellera de Medi Ambient del Consell, Aurora Ribot, informó que «las medidas se mantendrán al menos quince días, si cambian las restricciones valoraremos si volvemos a abrir la posibilidad de reservar».