Los controles se incrementarán en todas las Islas a partir de este mismo fin de semana, con especial atención en las zonas comerciales. | Daniel Espinosa

104

Las últimas cifras de contagios de coronavirus en Baleares, y especialmente en Mallorca, tienen consecuencias claras y directas. El auge de la COVID provoca una reacción por parte del Govern en forma de endurecimiento de las medidas para salvaguardar el esfuerzo de los empresarios y ciudadanos que sí cumplen. Por ello, se incrementarán los controles y las sanciones en Baleares, según ha anunciado la consellera d'Administracions Públiques, Isabel Castro.

La consellera ha anunciado que la modificación se llevará a cabo tras el Consell de Govern de este próximo lunes, a propuesta de su departamento y del de Salut. Por un lado Castro ha anticipado que se realizarán operativos concretos para todas la navidades, «hoy mismo habrá operativos», ha indicado.

«Es imprescindible respetar las normas, en los espacios de ocio también. Debemos evitar aglomeraciones en centros comerciales», ha incidido la representante del Govern. Pero por si esto no basta, se ha decidido endurecer el régimen sancionador para, según ha defendido, «redoblar los esfuerzos».

Noticias relacionadas

De este modo se modificará el decreto ley con fecha 10 julio, en el sentido de que cuando un territorio entre en nivel máximo de alerta, el nivel 4 que ahora está en vigor en Mallorca, las infracciones leves, con sanciones de 100 a 3.000 euros, pasarán a ser graves, de 3.001 a 60.000 euros; las graves pasarán a muy graves. Castro ha recordado que estas últimas llevan aparejadas sanciones de 100.000 euros y cierres de hasta tres años.

«Evidentemente no es lo mismo incumplir una norma en nivel 4 que en nivel uno», ha afirmado, y además ha descrito que los incumplimientos más frecuentes son la falta de uso de mascarillas y el exceso de aforo.

«Sabemos que son fechas de reencuentro pero este no es un año normal, se trata de salvar vidas. Tenemos que redoblar los esfuerzos», ha insistido la consellera, en la línea de las manifestaciones del resto de miembros del ejecutivo, como la consellera de Salut o la misma presidenta del Govern.