La actual legislación establece que para que una persona pueda solicitar la Resoga tiene que tener una resolución desestimatoria del ingreso mínimo vital. | M. À. Cañellas

21

La Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes facilitará el cobro de la Renta Social Garantizada (Resoga) ante el retraso en las resoluciones del Ingreso Mínimo Vital (IMV), ha informado en un comunicado.

El departamento autonómico impulsa una modificación del Decreto Ley 10/2020 de prestaciones sociales de carácter económico de Baleares, para facilitar la gestión y tramitación de la Resoga como «prestación subsidiaria» al Ingreso Mínimo Vital (IMV), y como fórmula para adaptarse a la situación provocada por la gestión de la IMV, que se está resolviendo muy lentamente, y en términos no previstos inicialmente en la ley estatal.

La Resoga es subsidiaria a cualquier otra prestación económica: al ingreso mínimo vital, la prestación de paro, al subsidio o la PNC (la pensión no contributiva). Por lo tanto si un ciudadano tiene derecho a una prestación económica antes de solicitar la renta social garantizada tiene que pedir la prestación anterior a la que tiene derecho.

Por eso, el Consell de Govern aprobará una serie de modificaciones del Decreto Ley 10/2020 que permitirán por una parte facilitar el abono efectivo de la prestación y por otra evitar posibles situaciones de necesidad de algunas personas que, por varias razones no pueden acceder al IMV.

La actual legislación establece que para que una persona pueda solicitar la Resoga tiene que tener una resolución desestimatoria del ingreso mínimo vital.

La práctica, en los últimos dos meses, ha sido que ha habido un número muy considerable de resoluciones del ingreso mínimo vital, no desestimatoria sino inadmitidas sin que haya una petición por parte del Gobierno de requerimientos a los ciudadanos para poder modificar la situación de inadmisión.

Esta modalidad no prevista, fuerzan a modificar el Decreto Ley 10/20 para que las familias de Baleares puedan solicitar la Renta Social Garantizada con una resolución de inadmisión mientras solicitan de nuevo el IMV.

También se modifica el decreto ley 10/20 en el sentido de que, si ha transcurrido el plazo máximo para hacer la notificación por parte del Gobierno central de resolución denegatoria o estimatoria, los afectados también podrán solicitar la renta social hasta que les llegue una resolución y siempre que cumplan con los requisitos de vulnerabilidad económica que contempla la renta social garantizada.

La Renta Social Garantizada de Baleares se creó en 2016 como una prestación periódica dirigida a situaciones de vulnerabilidad económica para dar cobertura a los gastos básicos de las personas.

Debido de al retraso en las resoluciones del Ingreso Mínimo Vital también se prorroga el cobro de las prestaciones económicas de la Renta Mínima de Inserción hasta el 31 de marzo de 2021. Hasta ahora estaba prevista hasta el 31 de diciembre.