Este subsidio extraordinario se puede solicitar desde el pasado 6 de noviembre y se abonará por un período de tres meses. | M. À. Cañellas

Alrededor de 13.000 ciudadanos de Baleares que agotaron todas sus prestaciones durante el pasado estado de alarma y que desde entonces no ha logrado encontrar empleo se podrán beneficiar de la nueva ayuda de 430 euros mensuales aprobada por el Gobierno a finales de octubre. Se trata, sobre todo, de trabajadores temporales que cobran el paro durante el invierno y que firman un contrato cuando comienza la temporada turística, algo que no ha sido posible este año.

Los sindicatos ya alertaron al principio de la pandemia que los trabajadores temporales serían, de nuevo, los más perjudicados por la crisis. Precisamente hasta este momento ha sido el colectivo que ha salido peor parado cuando se hace referencia a los efectos laborales de la COVID.

El principal motivo que explica que Baleares lidere a nivel estatal la destrucción de empleo y el incremento del paro es la no incorporación al mercado laboral de los trabajadores temporales. Hasta el momento, el empleo indefinido se ha mantenido gracias a la incorporación de los trabajadores fijos a los expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE).

Las personas con derecho a este nuevo subsidio de 430 euros mensuales lo pueden solicitar desde el pasado 6 de noviembre y hasta el próximo día 30 de este mes. Se puede tramitar on line a través de la web del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) y enviar desde esa misma página un formulario de presolicitud. También se puede realizar presencialmente en las oficinas del SEPE con cita previa. Los interesados deben estar inscritos como demandantes de empleo y el Gobierno está informando por carta a las personas que tienen derecho a recibir el subsidio.

Requisitos

En octubre se alcanzó la cifra de 81.713 personas en paro en Baleares, a las que hay sumar las 31.132 afectadas por un ERTE y los más de 40.000 fijos discontinuos que han pasado a cobrar la prestación extraordinaria para este colectivo. En total, cerca de 85.000 personas recibían alguna ayuda económica en concepto de paro, lo que representa la mitad de los 168.446 inscritos como demandantes de empleo. No se contabilizan ni los autónomos con protección ni a las personas que reciben otro de tipo de ayudas.

La cifra de 13.000 potenciales beneficiarios de Baleares se ciñe a las personas que cumplen los requisitos establecidos por el Ministerio que dirige Yolanda Díaz. Haber agotado las prestaciones entre el 14 de marzo y el 30 de junio; y no ser beneficiario de renta mínima, renta de inclusión, salario social o ayuda análoga concedida por cualquier Administración Pública.

Una vez reconocido el derecho al subsidio, se abonará contando desde el día siguiente de la presentación de la solicitud y su duración es de tres meses.

Noticias relacionadas

LAS CLAVES

Un 25 % más de usuarios en las entidades sociales

Desde el inicio de la pandemia, las 27 entidades que forman la Red para la Inclusión Social de Balears atienden a un 25 % más de usuarios, afectados, sobre todo, por la pérdida o disminución de sus ingresos y problemas relacionados con la vivienda. Solicitan ayudas de primera necesidad.

Sin necesidad de aportar documentación extra

Los potenciales beneficiarios del nuevo subsidio de 430 euros mensuales por haber agotado todas las prestaciones no deben acreditar la carencia de rentas ni la existencia de responsabilidades familiares. El objetivo del Gobierno es que puedan percibir cuanto antes la ayuda.

Baleares aplaudió la medida del Ministerio de Díaz

La Ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, fue la impulsora de este subsidio «para cobertura a quien más difícil lo ha tenido», según escribió en su cuenta de Twitter tras su aprobación. El conseller de Turisme i Treball, Iago Negueruela, celebró la medida, consciente de su importancia para Balears.

El Govern mantiene la renta social garantizada

La consellera d’Afers Socials, Fina Santiago, anunció esta semana que mantendrá una partida de 20 millones para el 2021 para la renta social garantizada. En su comparecencia parlamentaria, Santiago dejó claro su objetivo de llegar donde no lo haga el Ingreso Mínimo Vital del Gobierno.