Los herederos de los represores dan la cara

| Palma |

Valorar:
El productor Pere Salom y el director Antoni Maria Thomas.

El productor Pere Salom y el director Antoni Maria Thomas.

Jaume Morey

«Yo pido perdón. Eso lo primero de todo». Quien habla es el descendiente de uno de los golpistas mallorquines de 1936, que recuerda el pasado familiar hasta ahora oculto. El documental Nosaltres, els vencedors se estrena este sábado por la noche en IB3 a las 22.00 horas, en una noche temática a la que seguirá la emisión de Nosaltres, els vençuts, que la autonómica estrenó en 2016. Fue el primer documental que buceaba en la Guerra Civil en Mallorca. Ambos trabajos están coproducidos por Salom Estudi e IB3.

En el estreno de este viernes, historiadores y especialistas en Memoria Histórica bucean en la identidad de aquellos que participaron en el golpe de Estado de 1936 y en la represión posterior. Los golpistas recibieron honores y prebendas, mientras ejercían la violencia contra sus oponentes.

Testimonio

Ochenta años después, por primera vez un documental da voz a los familiares descendientes de los protagonistas de la represión. A través de recuerdos personales, relatan el descubrimiento de las acciones de su parientes que han permanecido ocultas todo este tiempo.

El director y guionista Antoni Maria Thomas advierte que «hemos indagado sobre los vencedores, especialmente aquellos que fueron responsables del golpe de estado y que en 24 horas iniciaron una brutal represión sobre la izquierda y sindicalistas». Nosaltres, els vencedors se fija en estos primeros meses hasta julio de 1937, cuando «había consejos de guerra sin garantías».

Hasta nueve historiadores y expertos muestran su punto de vista e indagan en los estragos de la represión. «Utilizaron el asesinato y la prisión para ganar el golpe de Estado y la Guerra Civil», explica Thomas.

Entre los parientes que se han atrevido a hablar se da el caso de «personas que han reconocido el pasado criminal, las fechorías que han cometido. Algunos piden perdón, otros no, pero todos han sido muy valientes», añade el director y guionista.

Alguno de ellos descubrió «por casualidad que su abuelo había participado en el golpe de Estado. Ha habido un gran silencio». La larga postguerra y la dictadura han ocultado el papel de los golpistas y en muchos hogares se ha mantenido como un secreto familiar.

Entre los pocos nombres de los golpistas y sus colaboradores que adelantan Salom y Thomas están el conde Rossi, el marqués Alfonso Zayas o el banquero Joan March. Productor y director emplazan a ver el documental esta noche para conocer más detalles.

Por su parte, Thomas relata las cárceles que se fueron creando de inmediato para encerrar a los represaliados: «Can Mir que era un antiguo almacén de maderas, el barco mercantil Jaime I, el Castell de Bellver o la cárcel de las Caputxines...».

Investigación

El director y guionista señala que «se ha llevado a cabo un trabajo de investigación al seguir los pasos del italiano Conde Rossi, que vino aquí. Tenemos documentos del Gobierno Civil de entonces que comprometen, que cuenta cómo se habían los paseos», en los que se fusilaba a los vencidos del golpe de Estado.

Toda la información «se conoce por los libros que se publicaron al llegar la democracia». Ocho décadas después, se siguen mostrando aspectos inéditos de ese momento histórico. Los descendientes de los franquistas «no justifican lo que hicieron sus familiares. Es más, dicen que eran los jefes los que ordenaban y otros cogían las armas. Uno de estos parientes señala que solo se enriquecieron los dirigentes mientras ellos fueron usados y siguieron siendo pobres», dice Thomas.

Familiares que hablan y otros muchos que callan

Entre los parientes que han hablado, algunos no se atrevieron a dar la cara ni su nombre. «Han sido muy valientes al reconocer el acto criminal de su antepasado», cuenta Pere Salom, que agradece a todos su participación. La búsqueda de parientes fue ardua: han sido muchos más los que declinaron participar, ya sea por vergüenza o porque no cuestionaban las acciones de su familiar.

Una de los parientes de los golpistas en Mallorca presta su testimonio pero mantiene su identidad oculta.