Pandemia de coronavirus

Ahora entiendo al virus

| Palma |

Valorar:

Uno de los incontables científicos españoles que verdaderamente entienden de epidemias y que no trabaja para alguno de los numerosos gobiernos que tiene este país, probablemente porque estos los prefieren comunicadores e ignorantes, explicaba hace unos días en una esclarecedora entrevista cómo opera el virus. Leer sus palabras es un rayo de luz y claridad: inmediatamente entendemos su lógica y nos damos cuenta de que tiene razón, porque lo sencillo es comprensible.

Susanna Manrubia advierte de un dato clave para entender todo esto: el comportamiento del virus es absolutamente imprevisible; no es posible saber cómo va a evolucionar. Reconoce que algunos expertos habían dado en el clavo en los meses pasados, pero de chiripa, y desvelaba las cuatro razones por las que el comportamiento del virus no se puede adivinar: «Hubo gente que acertó, pero no estaba calculando bien. Hay cuatro factores que afectan a estas predicciones. [Primero] los datos públicos. Si no son buenos, las predicciones no pueden serlo. Y los datos que hay en España no lo son. El segundo factor es la calidad de los modelos de predicción, que siempre son caricaturas que simplifican la realidad. Si no capturan bien la realidad, no van a ser buenos prediciendo. Pero imaginemos que tenemos datos exactos y modelos perfectos. ¿Qué puedo decir del futuro? Variaciones muy pequeñas hacen que el futuro se abra en abanico. Esa sensibilidad impide la predicción. Y el cuarto factor es que asumes que las normas y el comportamiento de hoy son iguales que en el futuro, pero eso no pasa. Continuamente cambian las normas y el estado de ánimo. Es de una impredictibilidad inabarcable».

Predictibilidad inabarcable. Esa es la definición del comportamiento del virus. Eso es lo que todos pensábamos confusamente tras ocho meses siguiendo a este condenado, aislándonos y desescalándonos. Ella lo verbaliza.

Tiene su lógica: si tenemos un contagiado, este puede involuntaria o voluntariamente comportarse de muchas maneras, más allá de lo que digan los modelos matemáticos. En un extremo está encerrarse y no contagiar absolutamente a nadie; en el otro, no necesariamente por irresponsabilidad, puede convertirse en un expansor masivo de la enfermedad. Si entre sus contagiados tuviéramos una mayoría de personas que tienen pocos contactos con otros y que se aíslen, podríamos contener la expansión tras la primera ola, pero si estos contagiados mayoritariamente también son expansores, en unos días tenemos al virus en cada esquina, aproximándose a la pérdida de control. ¿Ven a qué se refiere Manrubia?

Esto explica la diferencia radical en el número de casos entre territorios con igual cultura y comportamientos: España y Portugal, Italia del norte y del sur, Grecia y Serbia, Guayaquil y Quito, Uruguay y Argentina. Simplemente, no hay explicaciones matemáticas para entender los diferentes impactos del virus en lugares tan parecidos. Esto explica por qué a veces va bien, por qué a veces va mal; por qué el que se aísla más va peor, por qué se paran los contagios o por qué no: el puro azar. Haciéndolo bien, todo puede ir mal y al revés. Ahora se entiende.

No obstante, los políticos y sus científicos están empeñados en hablarnos de su capacidad para ‘doblegar’ la curva, no cesan de contarnos milongas que dan la impresión de que están al tanto de lo que ocurre. Como si todo respondiera a un patrón infalible. He leído a muchos expertos apuntar a esta imprevisibilidad. De manera que si nuestros mandamases reconocieran que no saben nada, conseguirían ser mucho más creíbles.

Lástima que España tenga tan buenos científicos pero que no estén al frente de las políticas epidemiológicas. Lástima que tantas cosas sean incoherentes. Al final tenemos más incertidumbre que epidemia.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

clio
Hace 4 meses

O sea no conocer nada y, por lo tanto, cruzarse de brazos. A falta de lo mejor, a veces nos hemos de conformar con lo bueno o más o menos bueno.

Valoración:menosmas

Hay quien no se cansa nunca, no por pesado
Hace 4 meses

Te has pasado ocho meses, a mi parecer, como un auténtico negacionista tratando de restarle importancia a los efectos de la Covid 19, mal informando, según confiesas, al personal a través de tus artículos de prensa y empecinado en convencer a tus lectores de que las medidas restrictivas de la movilidad eran perjudiciales y no frenaban la pandemia. No me extraña que después de ocho meses sigas como estás. Ahora, después de ocho meses, piensas que es puro azar, que puedes hacerlo bien y todo puede ir mal, y al revés, y no, te vuelves a equivocar y sigues sin entenderlo, o, lo que es peor, sin reconocerlo: no se trata de puro azar, no es un acto de fé irracional, se trata de hacer las cosas bien, pero para saber que está bien hecho hay que mirar a los que tienen controlada la pandemia, es decir, mirar a Oriente. Allí, en Oriente, tienen clarísimo que al azar hay que tenerlo atado bien corto y no hay que dejarlo ir libremente, aumentando la incertidumbre y favoreciendo la desinformación

Valoración:menosmas

Miguel cerdó
Hace 4 meses

Italia norte y sur no son deigual cultura, igual queno lo es españa en su cojunto, ni que decir de co parrla con portugal, comparada con la cultura castellana... por eso baten records, altivos e igorantes como son.

Valoración:menosmas

Toni
Hace 4 meses

En este artículo se confunden los términos, creo que no intencionadamente. Una cosa es que exista una baja capacidad de predecir la evolución de un fenómeno epidémico, cuya fuente puede la calidad de la información o de los modelos predictivos, unido a la misma novedad -relativa- del fenómeno en cuestión. Otra cosa es que cualquier predicción, por muy buenos que sean la información o los modelos predictivos siempre tiene carácter probabilístico. Siempre. Todavía una cosa distinta más es que los gobiernos -democráticos o no- nunca tomarán sus decisiones únicamente en base a orientaciones científicas porque la racionalidad científica no es la guía exclusiva del comportamiento humano individual ni colectivo. Excepto que pensemos en una dictadura de científicos, imaginados como seres puros y libres de contaminaciones sociales, políticas o culturales. Pero eso solo pasa en Vulcano, no en la Tierra, donde los márgenes de error existen siempre. Es no exime a los gobiernos de responsabilidad.

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1