Esta persona exhibe la opinión que, por motivos lingüísticos, se han perdido en la sanidad de Baleares muchos buenos profesionales. | Efe

151

La información sobre una aficionada del Real Mallorca que lamentó los problemas para que una empleada de la tienda del club la atendiera al hablarle ella en mallorquín generó un auténtico aluvión de reacciones, siendo la publicación más comentada por los usuarios de Ultima Hora este pasado jueves. Entre todas las reacciones compartidas en las redes sociales alguien se fijó en la de un usuario, aparentemente enfermero del sistema público de salud de las Islas Baleares, que rebatía al dirigente del GOB, Amadeu Corbera, de la siguiente forma: «cuando vengas a mi botiga (urgencias) harás por que te entienda, guapo».

Asimismo, esta persona exhibe la opinión, extendida en determinados círculos, que apunta a que, por motivos lingüísticos, la sanidad balear ha perdido muchos perfiles especializados y buenos profesionales.

En este contexto la plataforma Mallorquins en perill d'extinció ha puesto el grito en el cielo por esta argumentación. Consideran que, en caso de ser realmente un trabajador sanitario dependiente de la Conselleria de Salut, «debería de ser inmediatamente expedientado» por su alegato.

Noticias relacionadas

«Los mallorquines no tenemos porqué recibir amenazas lingüísticas de un empleado público al que le pagamos la nómina con nuestros impuestos», defienden en una publicación en Facebook, que ha generado un importante debate.

El propio enfermero ha salido al paso de esta publicación, apuntando a que «yo no he amenazado a nadie, me refería a que en mi trabajo se te atiende con las manos, se te cura y se te cuida en mallorquín, español, alemán, inglés, italiano... Antes de echar a la hoguera a nadie. La isla está llena de gente de fuera y yo hablo y entiendo el dialecto y te atiendo con cariño y educación. Pero me refería a que aquí no se viene a hablar y se te atiende con las manos no con las palabras».

«Todos los que dudéis de mi profesionalidad, os digo que es porque ni habéis trabajado conmigo ni habéis sido atendidos por mí», sentencia.