La consellera Rosario Sánchez. | P. Pellicer

26

La baja cifra de inversiones del Gobierno en las Islas el año que viene provocó ayer el primer roce público entre el Govern de Francina Armengol y la delegada del Gobierno, Aina Calvo, desde su toma de posesión este año. La consellera d’Hisenda, Rosario Sánchez, que fue delegada del Gobierno antes que Calvo, había denunciado por la mañana el trato «injusto» hacia las Islas y había reconocido que el Gobierno ha incumplido el Régimen Especial de Balears (REB).

«No se cumple lo que prevé el REB y habrá que ver cómo se mejora», dijo la consellera por la mañana. «No estamos incumpliendo ninguna ley», desdijo la delegada del Gobierno, Aina Calvo, por la tarde en la presentación del proyecto de Presupuestos. «Puede que se estén incumpliendo expectativas, pero no leyes», precisó Calvo.

Guerra de cifras

La delegada aseguró que el Gobierno «es consciente» de la reivindicación del REB y admitió que, una vez aprobado, debe desplegarse en las comisiones mixtas. «Es un proyecto de largo recorrido» dijo. Más allá de la polémica en torno al REB, la presentación de las cuentas para el año que viene provocó la habitual guerra de cifras. La consellera d’Hisenda reconoció que las inversiones directas suman 201 millones, pero precisó que a ellas hay que sumar otros 133 millones procedentes de fondos europeos. Incluso sumando esa cantidad, Balears vuelve a quedar por debajo de la media, con una inversión de 291 euros por habitante frente a los 348 euros de media española.

Noticias relacionadas

En cualquier caso, la consellera consideró que la inversión global es insuficiente. «Es un error persistir en dejar de hacer inversiones en las competencias del Estado en Baleares», opinó. La consellera valoró que lleguen fondos europeos y dinero a través de convenios diversos en materia turística, de ferrocarril o de vivienda, pero insistió en que Baleares debe recibir más dinero «para mejorar la situación de las Islas e impulsar la recuperación imprescindible porque somos la comunidad más perjudicada».

PALMA. POLITICA. La delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo se estrenó ayer en el cargo.

La presidenta del Govern, con la delegada del Gobierno.

Las cifras de la delegada

Las cifras que dio este jueves la delegada del Gobierno están muy alejadas de las facilitadas por la consellera. Calvo reconoció que la inversión directa será de 201 millones, pero elevó el gasto total hasta los 3.394 millones gracias a los 2.887 millones del sistema de financiación a los que sumó 507,9 millones en inversiones directas o indirectas.

«Es incierto que Balears se sitúe a la cola», señaló Calvo, que defendió una «mirada más amplia». «Si planteamos los presupuestos como una carrera, siempre habrá alguna comunidad en el último lugar», dijo.

Además de los 133 millones de los fondos europeos, anunció que habrá otros 8.000 millones que llegarán de la UE. También llegan 8,7 millones para Formación Profesional, 47 para dependencia, 20 para un convenio turístico, 10 más para ferrocarril o 5,8 parar la lucha contra la violencia de género. «Estos Presupuestos son excepcionales porque responden a circunstancias excepcionales porque servirán para reactivar la economía, además de dar cobertura a los ciudadanos de Balears», dijo.