Pilar Costa durante su intervención en el Parlament. | CAIB

2

La consellera de Presidencia, Cultura e Igualdad, Pilar Costa, ha anunciado este martes por la tarde en el pleno del Parlament que el Plan de Conciliación del Govern estará acabado a principios de 2021. Además ha defendido que la conciliación es «un proyecto de legislatura» y, además, ha de ser «un pilar de convivencia» en el marco de la nueva normalidad.

Alrededor de 40 personas representantes de los agentes sociales y económicos, familias, administraciones y entidades trabajan para elaborar un documento «sólido y transformador» que incluirá medidas en el ámbito laboral, socioeducativo y local para garantizar la conciliación familiar.

«Los permisos y reducciones de jornada han supuesto a las mujeres el equivalente a un impuesto regresivo: cuanto más conciliación ejecutan menores sueldos obtienen, más se incrementa la brecha salarial, bajan las posibilidades de promoción profesional y del acceso a la formación», ha declarado la consellera.

Costa ha explicado que en el mes de julio se creó una mesa para conciliación, en la que participan el Govern, los consells insulares, ayuntamientos y entidades del tercer sector que trabajan esta cuestión en tres líneas, la laboral, la socioeducativa y la local. Pese al impulso del Govern al Plan de Conciliación, ha destacado Costa, «las medidas necesitan del consenso y del dialogo para que sean efectivas» porque «su fin es potenciar la conciliación, la igualdad y mejorar la vida de las personas».

El plan del Govern se sustentará en tres áreas concretas. La primera se centrará en paliar las desigualdades entre hombres y mujeres en el plano laboral. «Los convenios colectivos no son suficientes para hacer frente a la brecha de género, en la mayoría de casos la familia recae sobre las mujeres», ha explicado Costa. Para ello el plan se centrará en la reorganización del tiempo y espacio en el trabajo, con por ejemplo, la flexibilización de horarios o el teletrabajo.

El segundo punto del plan se centrará en favorecer una organización social a las familias. Entre las medidas que se llevarán a cabo en este punto será potenciar el servicio de comedor y ofrecer más plazas en las escoletas de 0 a 3 años.

El tercer punto será para consolidar y crear recursos municipales que faciliten la conciliación a las familias. Los ayuntamientos implementarán nuevas experiencias y actividades de sensibilización y concienciación para reforzar la igualdad de género, además reforzar los servicios de apoyo a los niños y niñas.

En cuanto a los objetivos generales del plan, destaca el de conseguir un gran pacto social entre todos los agentes implicados, públicos y privados, para adoptar un conjunto de propuestas encaminadas a armonizar el desarrollo de la vida personal, familiar y laboral. También se incluye la atención a la diversidad familiar, especialmente a aquellas familias que pueden tener más dificultades para conciliar, como es el caso de las monoparentales, las numerosas, o las familias en riesgo de exclusión social o en situación de vulnerabilidad. Además, se pone énfasis en la necesidad de trabajar en red entre organizaciones públicas, privadas y del tercer sector en los ámbitos local, insular y autonómico.

La consellera ha recordado que durante este verano han puesto en marcha un paquete de medidas extraordinarias para conciliación que supuso una inversión de seis millones de euros para el fomento de escuelas de verano, ayudas directas a las familias y refuerzo educativo.