Muy malas noticias

| Palma |

Valorar:

Uno de los miles de voluntarios a los que se le ha inoculado la vacuna de la universidad de Oxford, la más avanzada en su proceso de experimentación –dejo al margen el invento de Putin– desarrolló mielitis transversa, que es una enfermedad extremadamente rara del sistema inmune, que en sus versiones más extremas puede llegar a provocar la parálisis. O sea, un efecto extremadamente serio. El laboratorio suspendió el experimento por unos días pero, posteriormente, la autoridad británica responsable de certificar la corrección del proceso, permitió que se reemprendieran las vacunaciones.

El tema ya era tremendamente delicado tras este caso porque, tras el fracaso de casi todos los métodos para contener la expansión del virus, la única esperanza de volver a la normalidad es la vacuna. De esa normalidad depende nuestra economía y la calidad de vida de millones de seres humanos, que van (¿vamos?) rápidamente a la pobreza.

Este domingo las cosas empeoraron cuando un segundo voluntario desarrolló también la misma enfermedad. El laboratorio Astra Zeneca dijo que era una coincidencia, que no había pruebas que vincularan la vacuna con esta enfermedad, pero con el segundo caso, la versión del laboratorio suena tan inverosímil como cuando Boeing decía que sus dos 737 Max se habían caído por casualidad.

Antes de conocerse el segundo caso, las autoridades sanitarias de Estados Unidos se habían mostrado «muy preocupadas» por la situación. El director del Instituto para los Desórdenes Neurológicos, un departamento del Instituto Nacional de la Salud, Avindra Nath, había lamentado la falta de información que le impedía colaborar con los laboratorios, asesorando en lo que fuera necesario. Afirmaba que desearía disponer de tejidos de ese primer paciente para poder hacer estudios, cosa que no se le había facilitado.

Con el primer caso, había muchas dudas de si este tremendo efecto secundario estaba causado por la vacuna o si coincidió en el tiempo. Los especialistas indicaban que hay ocasiones en que una vacuna destapa una enfermedad oculta, sin causarla. Si esto fuera así, la autoridad británica había hecho bien en permitir el reinicio de la vacunación. Sin embargo, había sospechas porque en las fases iniciales se había producido otro caso similar, del que se terminó por determinar que la paciente ya tenía la enfermedad. Todo coincide con el efecto del virus –y consecuentemente de la vacuna—sobre los tejidos de la médula. Antes de conocerse este segundo caso, los científicos americanos aventuraban que si llegara a producirse otro efecto secundario, la vacuna de Oxford habría muerto. Ahora habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos, pero esto no tiene buena pinta.

La impresión general es que, más allá de la vacuna china, cuyo desarrollo está avanzado pero que siempre está rodeada por la sombra de duda que genera ese país, con sus incontables mentiras, el proyecto de la universidad de Oxford era el más avanzado y el que, hasta el momento, tenía más visos de concluir antes. Hay otras seis vacunas en diversas fases de experimentación, la mayor parte promovidas en Estados Unidos, pero están más retrasadas. Astra Zeneca ya estaba produciendo la vacuna, pendiente de que se confirmara su validez.

La cuestión central de todo esto es que cada día de retraso puede suponer varios meses más de suplicio con esta crisis descontrolada, miles de muertes y unos efectos colaterales devastadores, muy especialmente en los países pobres y en los que tienen menos capacidad de gestión. El virus está siendo durísimo con los países que llamamos «en vías de desarrollo», que básicamente son los latinoamericanos y algunos asiáticos. Afortunadamente, en África el impacto del virus está siendo menor, lo cual por supuesto no se debe a la gestión pública sino al estilo de vida, no favorable a la expansión.

Para España, que se ha demostrado incapaz de gestionar una crisis de este tipo y que está a la cabeza en contagios, unos meses más de padecimiento pueden ser tremendamente destructivos.

Estas noticias, por otro lado, aumentan la credibilidad de los contrarios a las vacunas, que son un movimiento absurdo que se ha venido desarrollando a la luz de una visión mágica de la vida, alejada del racionalismo de la ciencia. Lo que nos faltaba ante una pandemia como esta y con gobiernos inoperantes.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Normalycorriente
Hace 7 meses

Totalmente de acuerdo con "Cómo?"

Valoración:1menosmas

Como?
Hace 7 meses

PUES PARA SER “ un movimiento absurdo que se ha venido desarrollando a la luz de una visión mágica de la vida, alejada del racionalismo de la ciencia”, bastante evidencia esta saliendo a flote que les da la razon. No se si sabias, lo puedes buscar de una fuente no manipulada, que en alemania han muerto en ls ultimas decadas miles de personas por efectos de vacunas. Digo en alemania porque la informacion Esta recogido por testimonio de medicos que estan cuestionando la velocidad con que se quiere fabricar esta nueva vacuna, sabiendo ellos lo que paso solo en ese pais. La fe ciega solo la tienen los tontos.

Valoración:2menosmas

Melómano
Hace 7 meses

Hace tres años, una amiga mía desarrolló mielitis transversa tras una vacuna de la gripe y estuvo a punto de morir, le han quedado secuelas gravés. No he visto ningún medio de comunicación que diera cobertura a aquella noticia.

Valoración:5menosmas

Antoni Oliver
Hace 7 meses

Javier, no nos acojones mas

Valoración:2menosmas

Rfd
Hace 7 meses

Los medios de comunicación nos están aterrando, en Europa deben pensar que estamos todos locos, mascarilla obligatoria que no sirve para nada, un millón de multas, visto lo visto... las televisiones sembrando el pánico a cambio de cien millones de euros en subvenciones, lo dicho, para emigrar y no mirar atrás

Valoración:1menosmas

Mayor Kim
Hace 7 meses

Muy buen articulo Javier. Esperemos que salga rápido esta vacuna tan necesaria. Lo dicho, buen artículo.

........... sean los orientales tan ilustrados como valientes.

Valoración:3menosmas

Angelcaido
Hace 7 meses

Esta enfermedad resulta EXTREMADAMENTE RARA de 1-4 casos por MILLON por tanto que se desarrolle en DOS pacientes de unos MILES VACUNADOS indica que lo mas PROBABLES es que algo ha fallado en el DISEÑO de esta vacuna...Puede superarse este problema? SI.....Pero de entrada TODAS LAS VACUNAS FABRICADAS se destruirán y en el mejor de los casos se producirá un enorme retraso....

Valoración:1menosmas

Normalycorriente
Hace 7 meses

Usted critica con mucha facilidad a los contrarios de las vacunas en el mismo artículo en el que comenta las "bondades" de la vacuna. Es sublime. Normal que haya anti vacunas, que son, en lugar de "un movimiento absurdo", una opinión a respetar.

Valoración:-2menosmas

piruli
Hace 7 meses

"en África el impacto del virus está siendo menor"... tal vez está siendo menos registrado por las estadísticas. Dentro de un año veremos con el censo cómo están las cosas.

Valoración:8menosmas

ciudadano
Hace 7 meses

Trump quiere que sale la vacuna el día antes de las elecciones al mercado.Sanchez promete cada semana de nuevo que en diciembre habrá vacuna. Parece que los dos tienen mucha prisa. Es sabido, por todos expertos, que cualquier vacuna necesita su tiempo para todas las pruebas que tiene que pasar. Y aun así.... después hay que ver unos AÑOS si no producen enfermedades.

Como dice su articulo, Sr. Mato, tanto en Oxford como AstraZeneca han tenido los "efectos secundarios" iguales. Y es lamentable que nos quieren hacer entender que no tiene nada que ver con la prueba de la vacuna. Manejar la ignorancia de la gente para la recuperación de la economía y (intentar) vacunarles con una vacuna que no estará para ser usado con toda garantía.......¿Quien correrá con la responsabilidad? Opino, personalmente, que tendrían que buscar antes una medicina para tratar a los enfermos del Covid. Y... prepararse para el invierno.... que con lo mal que esta la sanidad en personal...... será un milagro.

Valoración:6menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2