Dos pateras más elevan el registro a doscientos migrantes llegados en un día a Baleares

| | Manacor |

Valorar:
preload
Una de las pateras llegadas a Mallorca en un día histórico.

Una de las pateras llegadas a Mallorca en un día histórico.

Pedro de las Heras
Pateras en MallorcaInmigrantes

Dos pateras más, con unas treinta personas a bordo, han tocado tierra en Ibiza durante la jornada de este martes, con lo que el balance de personas migrantes arribadas de forma irregular a nuestras costas es de 204 en un solo día, después de las 164 que han llegado durante la madrugada y las primeras horas del día en once pateras a Mallorca y Formentera.

La delegada del Gobierno en Baleares, Aina Calvo, ha calificado de «históricos» los datos de las pateras en las Islas en una jornada que «nos hace analizar esta realidad desde Baleares con otra mirada más amplia», motivo por el cual ha contactado con el ministerio del Interior y el de Migraciones, y desde el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska han dado el visto bueno para pagar horas extraordinarias a los policías que trabajen en estos dispositivos.

Calvo ha dedicado algunas palabras a los medios de comunicación tras reunir a la Junta Local de Seguridad en Manacor. En este contexto la delegada ha apuntado que Salvamento Marítimo sigue de cerca las dos embarcaciones que podrían llegar durante la tarde de este martes a las Pitiusas.

Asimismo, ha garantizado que «estamos en contacto con las autoridades sanitarias», una estrecha «colaboración desde el minuto cero» para realizar pruebas PCR a todas las personas que han entrado de forma irregular en las Islas, que de momento nadie presenta síntomas, aunque se realizarán las pruebas para evitar así positivos y posibles cuarentenas derivadas. De los migrantes localizados, tan solo dos en Formentera han dicho ser menores.

Además, Calvo ha agradecido al alcalde de Manacor, Miquel Oliver, la disposición del consistorio a acoger «migrantes irregulares» llegados a nuestras costas después del estado de alarma. En concreto, las casas de Son Talent acogieron a unas decenas de personas, antes de ser trasladadas a los centros de la Península de cara a su posterior repatriación.