Representantes de FARSEB y FAPA Mallorca ante la Conselleria d’Educació. | Pere Bota

12

La plataforma Famílies Afectades per les Retallades del Suport Educatiu de Balears (FARSEB) y la Federació d’Associacions de Pares i Mares (FAPA) de Mallorca registraron este lunes un escrito dirigido al Servei d’Atenció a la Diversitat y a Inspecció Educativa de la Conselleria d’Educació para expresar su rechazo a que sus hijos «sigan permaneciendo en el colegio sin los apoyos necesarios para avanzar y socializar con el resto de sus compañeros».

FARSEB, presidida por Margalida Pol, es una entidad formada por 140 familias con hijos con necesidades educativas especiales y, mediante el escrito registrado ayer, insta, junto con la FAPA, a la Conselleria d’Educació a que «garantice el ejercicio efectivo del derecho de nuestros hijos a la educación inclusiva en condiciones de igualdad, para lo cual es necesario que puedan acudir a sus respectivos centros ordinarios y recibir, como es su derecho, todos los apoyos, adaptaciones y ajustes razonables que necesitan».

Estas reclamaciones obedecen a que «muchos padres de menores con diversidad funcional matriculados en centros ordinarios estamos asistiendo, con suma preocupación, a la reducción, o directamente desaparición en algunos centros, de los especialistas y de los apoyos indispensables para la inclusión y evolución de nuestros niños. Se ha eliminado la escolarización combinada por motivos sanitarios, pero esta decisión no ha ido acompañada del apoyo y del personal específico en las aulas ordinarias, imprescindibles para la inclusión de los niños con discapacidad».

Sin alternativa

Para estas familias, «es incomprensible que tampoco se haya planteado una alternativa en caso de confinamiento, como ya ocurrió en marzo, cuando nuestros hijos se quedaron sin educació ni terapias, e incluso sin atención médica». FARSER y FAPA recuerdan la obligación pública de «garantizar el derecho a la educación en igualdad de condiciones».