El primer día en la oficina

| Palma |

Valorar:
Las oficinas aparecen blindadas por mamparas de metacrilato, en especial las áreas en las que se atiende directamente al público y entre puestos de trabajo.

Las oficinas aparecen blindadas por mamparas de metacrilato, en especial las áreas en las que se atiende directamente al público y entre puestos de trabajo.

Jaume Morey

Protocolos, teletrabajo, metacrilato, mascarillas y gel hidroalcohólico. El uno de septiembre se terminaron para muchos las vacaciones. No fue una incorporación masiva: una pequeña vuelta a la oficina para los que no tienen ERTE o mantienen trabajo a distancia. «Ya han sido unas vacaciones atípicas. Casi no he desconectado», comentaba un abogado achuchado todo el mes por plazos y notificaciones. En el núcleo de oficinas de Palma, con todo, se nota más actividad que la semana pasada y las conversaciones sobre el virus y los contagios se solapan con las historias sobre vacaciones en los bares: más cortas y más cerca que otros años. La nueva normalidad que ya estaba en julio no ha cambiado en la mayoría de centros de trabajo los usos anómalos que ya estaban implantados: atención al público tras mamparas, lavado de manos, más separación y mascarillas. La diferencia la marcan los contagios que ya se hacen sentir en muchos sitios.

Hay quien no ha parado apenas el verano. Sobre todo quienes tocan ERTEs o asuntos laborales. Es el caso de la Tesorería de la Seguridad Social, donde admiten que la entrada de trabajo ha seguido a chorro. Entre teletrabajo y los que están aún de vacaciones, se ven más puestos vacíos que ocupados. En el despacho Moyà y Emery, también de asesoría, se ha trabajado todo agosto, sobre todo en materia laboral para empresas. Las mamparas separan todos los escritorios y, junto a la puerta, además de gel, hay un termómetro: «Lo usamos para quienes vienen para visitas largas», comentan, la mayoría de la gente, sin embargo va para gestiones más breves y no hay toma de temperatura.

Administraciones

El secretario general del CSI-CSIF en Baleares, Andreu Bou, comenta la vuelta en las administraciones públicas, marcada por un goteo de contagios: «Los protocolos están y se toman las medidas, pero se están dando muchos casos». Casi cualquier administración se ha encontrado ya con positivos, cuarentenas y aislamientos: la cárcel, varios juzgados y otras oficinas. «Luego hay gente que cumple las normas y gente que no. Lo mismo que pasa en la calle pasa en todas las administraciones», señala.

Las cautelas se centran en la atención al público: citas previas y acceso muy restringido a cualquier dependencia. Vigilantes de seguridad como cancerberos. Puertas separadas para trabajadores y el resto, rutas separadas de entrada y salida. Con la vuelta a las oficinas aumentan las colas: una clásica ante la Seguridad Social donde a las nueve de la mañana siempre hay unas decenas de personas. Es la vuelta al trabajo con más incertidumbre, como todo.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

ximpum
Hace 8 meses

Entre "teletrabajo" y vacaciones algunos este año habrán trabajado -4 días, les sale a deber. Han pasado unas vacaciones de 6 meses a costa de nuestros impuestos... así nos vamos a la ruina con estos funcivagos... Ojo, no digo todos.

Valoración:3menosmas

Antoni
Hace 8 meses

Yo llevo sin parar de trabajar desde principios de año!!!

Valoración:1menosmas

Jajaja
Hace 8 meses

Primer día????? Hay mucha gente trabajando cada día en la oficina desde principios de mayo!!!!! Os referiréis a funcionarios o a no se quién que no se haya reincorporado a la oficina desde marzo, pensaba que de esos no quedaban!!!

Valoración:1menosmas

Ya
Hace 8 meses

El teletrabajo en la CAIB, salvo pocos casos ya operables desde antes de la COVID-19, son un AUTÉNTICO FRAUDE: ordenador personal y correo electrónico (ESO ES TODO) sin fichar, trabajar poco, mal y a lo loco.

Valoración:9menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1