Imagen de un grafiti en una calle de Palma, concretamente durante una exposición de hace unos años sobre el sida. Las acciones contra el virus definen estas décadas. | Gabriel Alomar

El sida se convirtió en la gran noticia de portada de la mayoría de periódicos –también de Ultima Hora– en 1985, concretamente cuando el actor Rock Hudson murió como consecuencia de la enfermedad conocida entonces como síndrome de inmunodeficiencia adquirida. El VIH marcó la década de los ochenta, llegó a su apogeo en la mitad de los noventa y para su tratamiento todavía no se ha hallado la vacuna.

El sida es ahora una enfermedad crónica, que provoca el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que tiene tratamiento pero que está lejos de desaparecer. La previsión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los años 90 era que cuando asomara el año 2000 habría 40 millones de portadores. Dos décadas después, la cifra no se ha confirmado pero casi: 38 millones.

La portada de este periódico del 3 de octubre de 1985, en que se informaba de la muerte de Rock Hudson.

Aunque no existe cura para la infección por VIH, el tratamiento con antirretrovíricos eficaces permite mantener controlado el virus y prevenir la transmisión a otras personas, según la Conselleria de Salut y los informes de organizaciones vinculadas a la lucha contra el sida.

El sida se incorporó con fuerza al panorama informativo de las Islas hace 35 años. En septiembre de 1985, este diario informaba de que «el Hospital General estará capacitado para detectar anticuerpos del sida». Era una información que precisaba que «la comisión provisional de seguimiento del sida hace pública su primera nota oficial».

Aquel verano se remitieron varios expedientes desde Balears al centro de microbiología de Majadahonda. Su director de entonces, Rafael Nájera, confirmó los dos primeros casos en octubre. Aunque es probable que hubiera otros anteriores. Y también que ese año se produjera la primera muerte.

La estadística oficial de la Conselleria de Salut sitúa los primeros casos y muertes en 1986 pero las informaciones de la época publicadas por los periódicos la adelantan unos meses.

La primera muerte pudo ser en septiembre de 1985 aunque como sucede ahora con la COVID-19 había casos que no se identificaba como tales y se presentaban como «relacionados».

El VIH se transmite a través del intercambio sexual y de líquidos corporales de la persona infectada y puede transmitirse también durante el parto aunque no es posible infectarse en contactos cotidianos como besos, abrazos, apretones de manos ni por compartir objetos personales, agua o alimentos.

Factores de riesgo

Hay factores de riesgo, como las relaciones sexuales anales o vaginales sin preservativo; padecer otra infección de transmisión sexual ITS); compartir aguas, jeringuillas u otro material contaminado o recibir inyecciones, transfusiones sanguíneas sin garantías de seguridad.

Los datos de Baleares son los siguientes: desde el año 2003 hasta julio de 2019 –los últimos facilitados por Salut– se diagnosticaron 2.600 casos de VIH de los que 81 % afectan a hombres y 19 % a mujeres.

Por islas, 2.176 corresponden a Mallorca, 105 a Menorca, 313 a Eivissa y 6 a Formentera. El momento de más incidencia en Balears fue en la primera mitad de los 90, cuando las Islas se situaron como la tercera comunidad en España.

Las tasas de infección por VIH en Baleares se mantienen en la actualidad por encima de los 12 casos por cada 100.000 habitantes, esto es, por encima de la media estatal.

El virus que llegó en plena Movida y que define a una generación

El grupo mallorquín Peor Imposible dedicó una canción al sida, llamada Sida, y cuyo estribillo era: «Me muerdo todas las noches, me flagelo con mis gritos, no me encuentro nada bien, tengo el síndrome maldito». Peor Imposible es uno de los grupos ligados a la época que se dio en llamar La Movida. Eran unos años marcados por la libertad y la fiesta en la que se cruzó el VIH.