Carretera Ma-10 km 75 entre Valldemossa y Banyalbufar. | R.D.

8

La primera tormenta de este verano dejó este sábado una ristra de incidentes en distintos puntos de Mallorca. Lo más remarcable fue el cap de fibló que entró por la zona noroeste de la Serra de Tramuntana, y que provocó daños en el entorno del Port des Canonge, Banyalbufar, Estellencs, Esporles y Valldemossa. Al tratarse de una zona poco urbanizada, la mayor parte de los daños solo afectaron a zonas de bosque.

La Serra de Tramuntana fue la zona más afectada. Los Bombers de Mallorca se movilizaron para retirar árboles y arreglar los desperfectos causados por las inundaciones y desprendimientos. La lluvia y las rachas de viento afectaron a las red de carreteras, especialmente a la que atraviesa la Serra (Ma-10) y a la que une Esporles y Banyalbufar (Ma-11), que se cerraron al tráfico parcialmente, así como la que conduce al Port des Canonge. La caída de un árbol también obligó a cerrar provisionalmente la carretera de Valldemossa.

Imagen de la tormenta en Andratx.

Suministro eléctrico y tren

En la Serra, Endesa movilizó a 64 efectivos para reparar las 11 líneas que se averiaron (el cap de fibló dobló alguna torre) y restablecer el suministro en los núcleos donde se interrumpió. Por la tarde, solo faltaba reponerlo en zonas rurales y en alguna urbanización (Shangrila, George Sand...).

Noticias relacionadas

El Tren de Sóller suspendió el servicio por la caída de un árbol en Caubet. Restablecerá el servicio dentro de cuatro días.

La tormenta, irregular, afectó con distinta intensidad (con granizo a veces) a otros puntos de Mallorca. El Govern activó el plan Meteobal e informó de 101 incidentes hasta las 20:30. Los más habituales: árboles caídos e inundaciones de planta baja.

En Lloseta, frente al oratorio del Cocó, el agua que se acumuló y un árbol caído provocaron que el acceso principal a la localidad se tuviera que cerrar provisionalmente.

La zona de s'Arenal también se ha visto afectada.

En Palma, los habituales vertidos de aguas sin depurar llevaron a cerrar las playas de Can Pere Antoni, Cala Major y Ciutat Jardí. No obstante, en todas ondeó la bandera roja a causa de la tormenta eléctrica.

Otro rayo causó un pequeño incendio en Canyamel (Artà). También se registraron daños de relevancia en explotaciones hortícolas de la zona de Manacor.