Los representantes de la Conselleria explican los principales contenidos del plan de digitalización de las escuelas baleares. | Youtube

8

El conseller de Educación, Universidad e Investigación, Martí March, ha anunciado que se pondrán a disposición del alumnado vulnerable de Baleares hasta 7.000 ordenadores disponibles en el curso 2020/21, que está a punto de arrancar. Se trata de una de las medidas de un plan estructural que persigue un objetivo: poder funcionar totalmente en línea, en caso de que la situación sanitaria así lo obligue.

En rueda de prensa, la máxima autoridad educativa de las Islas ha desgranado las principales líneas del Plan de digitalización de los centros educativos de Baleares, acompañado de la directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa, Amanda Fernández, y la coordinadora del equipo IBSTEAM, Yolanda Martínez.

March ha afirmado que «la digitalización no es una alternativa a la escuela presencial, es un complemento, una ayuda, cada vez más necesaria para un aprendizaje eficaz, que dé respuesta a los retos del siglo XXI».

Para el conseller, la aplicación del estado de alarma y el consecuente cierre de las escuelas baleares el pasado mes de marzo puso en evidencia varias cosas, empezando porque «era evidente que necesitábamos un plan para poner a la escuela en el siglo XXI». De aquellas dificultades y de la necesidad de impartir contenidos curriculares a distancia con unos medios no siempre adecuados, ha dicho March, «todos hemos aprendido, centros, docentes, familias y Conselleria».

En este contexto, desde Educació han apuntado que se refuerza la apuesta por la digitalización con varias medidas. Así, entre septiembre y octubre se hará formación inicial en línea para cinco mil docentes. Además los Planes de contingencia de los centros educativos cuentan con un apartado digital para atender la semipresencialidad y la enseñanza en línea, en un contexto en que la mayoría de centros educativos de Baleares cuentan con conexión de alta velocidad y wifi actualizadas.

March ha destacado que el Equip d’Impuls de la Competència Digital tuvo que reaccionar con mucha celeridad a las necesidades imprevistas que marcaron la parte final del curso pasado. Por eso ahora se refuerza la comunicación, también a través de canales como las redes sociales, y la apuesta por los entornos digitales es decidida.

Así las cosas, el curso 2020/21 se iniciará en Baleares con 4.523 aulas digitales suministradas e instaladas en los centros docentes públicos. De estas, 277 son de nueva implantación para este curso, y han supuesto una inversión de 540.000 euros.

Actualmente 291 centros educativos públicos y 6 concertados de Baleares cuentan con banda ancha ultrarrápida de hasta 1Gb y cobertura WIFI actualizada a través del convenio entre el Gobierno, el Ministerio de Educación y Red.es. La inversión para estas actuaciones ha sido de de 5,6 millones de euros, de los que 3,5 millones se han aportado por parte del Estado y 2 millones por parte del Govern.