Una sala COVID de un colegio menorquín. | Gemma Andreu

10

El Obispado de Mallorca se muestra dispuesto a prestar sus parroquias a los centros escolares para que se pueda cumplir la distancia social entre alumnos en este nuevo curso. El obispo Sebastià Taltavull ha confirmado a Ultima Hora que «se está estudiando la colaboración de las iglesias de la Isla con los centros educativos para ofrecerles las instalaciones de aquellas parroquias que estén cerca de los centros escolares». El objetivo es ‘ampliar’ colegios e institutos que han desdoblado los grupos de clase para empezar el curso en el Escenario B sin aulas suficientes.

Taltavull señaló que «se estudiará caso por caso, pero ya tenemos alguna colaboración en marcha». Esta iniciativa está en la senda marcada por la Conferencia Episcopal, que se ofreció a colaborar con el Ministerio de Educación.

Medidas

Esta propuesta, que permitiría contar con colegios e institutos más despejados, se suma a nuevas medidas contempladas por la Conselleria d’Educació. Así, los centros educativos recibirán la visita aleatoria de Salut para tomar la temperatura de alumnos y docentes durante el curso, con el objetivo de vigilar que se están cumpliendo con los protocolos. Además, los padres serán los que tomarán la temperatura a sus hijos en casa antes de ir a clase y se crearán unos permisos COVID-19 para padres.

Estas propuestas baleares se han incorporado al acuerdo que se perfiló ayer en la Conferencia Sectorial de Educación presidida por la ministra del ramo, Isabel Celaá, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias. En esta reunión telemática participaron el conseller d’Educació, Martí March, y la consellera de Salut, Patricia Gómez, así como el resto de comunidades.

Este acuerdo generalizado y único para todas las comunidades «dará tranquilidad a toda la comunidad educativa», según una nota remitida por Educació.

Otro punto que se ha sumado al acuerdo nacional a iniciativa de Balears es la opción por la presencialidad de las clases hasta 2º de ESO y no hasta 4º de ESO como planteaba el Ministerio.

March destacó «la coordinación y la homogeneidad en los protocolos», pese a que cada comunidad «tiene sus responsabilidades». Asimismo, dijo que el documento del Ministerio «coincide con los protocolos que hemos aprobado estos meses». March ha destacado que todas las comunidades coinciden en la necesidad de empezar la escuela de forma presencial pero segura.

Por su parte, el sindicato de docentes ANPE ha señalado que el documento del Ministerio «tiene muchas carencias» y se han acordado medidas como «la creación de la figura del coordinador COVID en cada centro, pero no el del enfermero escolar». UGT Ensenyament apela a la unidad sindical y apuesta por «un inicio de curso lo más seguro posible».

Educació destina otros 800.000 euros para la limpieza de centros escolares

La Conselleria d’Educació destinará una partida concreta a los ayuntamientos de 800.000 euros destinada a más de 200 centros de Infantil y Primaria de las Islas. La limpieza de éstos es competencia municipal y la aportación del Govern permitirá gestionar estas tareas que se han extremado con motivo de la pandemia.

La convocatoria de ayudas se hará a través del Fons de Cooperació Local 2021 para facilitary agilizar la tramitación. La Conselleria ha previsto el alza de la inversión del servicio de limpieza de centros en un 20 por ciento, que supone en total seis millones.