7

Un total de 71 policías tutores han estado en activo durante el confinamiento y han realizado 7.234 actuaciones en todos los municipios -salvo Palma- sobre todo para repartir ordenadores y dispositivos de conexión y para localizar a 881 «alumnos desconectados».
Los consellers de Educación, Universidad e Investigación, Martí March, y de Administraciones Públicas y Modernización, Isabel Castro, han presentado este jueves en una rueda de prensa la memoria de actuaciones del Programa Policía Tutor de Baleares, correspondiente a los meses del estado de alarma por la pandemia.

Castro ha explicado que si bien las policías locales quedaron bajo la coordinación del Ministerio del Interior con la declaración del estado de alarma, el Govern solicitó recuperar la gestión de los policías tutores, se elaboró un protocolo de actuación y empezaron su labor el 8 de abril.

Según ha explicado el coordinador de los policías tutores, en abril sobre todo repartieron material, en mayo sobre todo encargaron establecer conexiones entre escuela y familias que llevaban dos meses sin contacto con los centros escolares por diversos motivos, y en junio colaborar con las medidas de seguridad e higiene en las pruebas PBAU.

Durante el estado de alarma han repartido 1.513 ordenadores de la Conselleria de Educación, consells y los propios centros escolares; 522 tarjetas de conexión; y visitaron a 2.053 domicilios para repartir material escolar que se había quedado en los colegios al suspender las clases presenciales como libros.

Además intentaron conectar con 881 alumnos con los que la escuela dejó de tener contacto, desde los que cambiaron del municipio donde residían, a los que no se conectaban, que eran la mayoría de los casos. Alrededor de 100 no fueron localizados y se abrió protocolo de absentismo para realizar averiguaciones adicionales.

Los policías tutores detectaron 135 situaciones de riesgo social que se pusieron en conocimiento de los servicios sociales de los ayuntamientos.

El coordinador de los policías tutores ha destacado el esfuerzo que han supuesto esas 7.234 actuaciones, cuando, en un curso normal, suelen realizar unas 5.000.

El conseller de Educación ha destacado que «los datos demuestran que han hecho un buen trabajo, callado, anónimo e invisible, pero muy eficaz». Según March, se ha demostrado su eficacia y la satisfacción que genera en los centros por la colaboración con los policías tutor a los que se han sumado algunos educadores sociales en centros de secundaria