La consellera Patricia Gómez reiteró que se han hecho contrataciones en las Urgencias de Son Espases aunque eran para separar dos circuitos asistenciales, no para evitar la saturación de pacientes. | M. À. Cañellas

11

En la unidad de hospitalización 3O de Son Espases había ingresados este miércoles 12 pacientes con COVID-19 con otros cinco pacientes, hospitalizados por otras causas. Así lo asegura el Sindicato de Enfermería SATSE que advierte de que a pesar de que hay circuitos que permiten mantener las medidas preventivas, la coexistencia de los enfermos, con las pertinentes entradas y salidas de las visitas de sus familiares, supone un riesgo y una sobrecarga en las rutinas de trabajo relacionadas con la organización y los equipos de protección.

«El plan de contingencia del hospital aprobado establece que con 10 pacientes se debe cerrar la unidad para acoger, únicamente, a enfermos con coronavirus», explica el delegado del SATSE en Son Espases, José Antonio Fernández. En la reunión que el sindicato mantuvo con la gerencia ayer se les explicó que el plan es flexible, pero «si nos ponemos así, la flexibilidad podría no tener límites», replica Fernández.

SATSE solicita la conversión de la unidad en zona COVID. Una demanda que acompaña a la que hacían el miércoles de reapertura de camas, ya que las Urgencias de Son Espases ya han tenido picos asistenciales este verano y los pacientes se hacinan en recovecos esperando el ingreso a planta. «Aseguran que tienen capacidad para abrir camas cuando lo necesiten de forma inmediata pero cuando ha sido el momento no lo han hecho».