Jóvenes, en el centro Es Pinaret. | Redacción Local

12

Uno de los nuevos brotes que Salut detectó en Balears el pasado fin de semana se ubica en el centro de reforma juvenil Es Pinaret, según confirmó la conselleria de Afers Socials.

En este nuevo foco, el balance ayer era de dos contagios entre educadores y cuatro entre los ocho miembros de un mismo módulo, por lo que el brote estaría muy centralizado en este grupo de convivencia.

La Conselleria de Afers Socials ha procedido a aislar a los cuatro casos de internos positivos en un espacio diferente, mientras que los trabajadores están de baja. «Confiamos en que no haya más porque no hemos juntado a los diferentes grupos en ningún momento, ni para actividades fuera de la convivencia, ni deportivas...», explicó la consellera Fina Santiago quien cree que el brote está controlado.

«Hoy mismo (por ayer) se hacen PCR a todos jóvenes y mañana (por hoy) a los trabajadores», añadió. En total se controlará a las más de 150 personas de Es Pinaret entre los internos (50), los empleados (86) y los responsables de seguridad (20).

Noticias relacionadas

Santiago quiso destacar que durante la cuarentena decretada por el estado de alarma no se produjo ningún contagio. «Lo normal es que haya pasado ahora porque salen aunque no sabemos por dónde ha entrado el contagio», añadió.

En Es Pinaret se toman las medidas de observación sanitaria y toma de temperatura. Además, desde la situación de emergencia sanitaria los grupos están compartimentados y sin contacto. «Está todo diseñado para que no de infecten entre ellos», indica la consellera.

¿Restringir salidas?

El protocolo de salud se aplica pero a más movilidad, más posibilidad de contagios, se dice siempre. Y los internos de Es Pinaret tienen esa movilidad y disfrutan de permisos sobre los que no tienen que rendir cuentas. Sin embargo, se sabe que se reúnen, como muchos jóvenes, con otros grupos que no son sus compañeros de convivencia.

Desde Afers Socials están valorando, con la Fiscalía de Menores, si hay alguna manera de restringir las salidas del centro sin atentar contra las libertades individuales en esta situación excepcional de pandemia. «Habrá que repensarlas porque no tienes el control de lo que hacen el fin de semana y tienen ganas de salir», reconoce la consellera.