Varios pasajeros, a su llegada al aeropuerto de Son Sant Joan. | LAURA BECERRA

23

El informe que propone sustituir el descuento de residente por un número fijo de vuelos por persona y año analizó casi un millón de vuelos realizados en un solo año y cruzó los datos con la información del IRPF de quienes utilizaron esos vuelos. Del total de billetes supervisados, 714.403 corresponden a desplazamientos realizados entre Baleares y la Península y otros 140.843 son conexiones interislas.

La AIReF investigó el porcentaje de residentes que volaban en cada uno de los vuelos, el precio medio del billete pagado por los residentes, el porcentaje de asientos de vuelo ocupados, el origen y el destino del vuelo, la antelación media con la que se compraron los billetes y la fecha en la que salió el vuelo.

Cruce con el IRPF

Todos estos datos se cruzaron de forma anonimizada con el IRPF de quienes disfrutaron los descuentos y, a partir de aquí, se extrajeron las conclusiones del informe. Se analizó la renta individual de la persona, la renta del hogar y el número de miembros del hogar.
La primera de ellas, ya conocida, es que el aumento del descuento del 50 al 75 por ciento provocó un importante aumento del gasto público no comparable al porcentaje de aumento del descuento. En el caso de Baleares, antes del 75 por ciento, el Gobierno gastó 83,6 millones de euros en subvencionar los vuelos con la Península. Después del 75 por ciento, el coste se elevó a 183,9 millones de euros, un aumento del 120 por ciento.
También aumentó de forma sensible al gasto en los vuelos interinsulares. Cuando el descuento era del 50 por ciento, la subvención del Ministerio sumaba 16,6 millones de euros, pero se elevó a 33,7 con el aumento en la subvención. El incremento fue del 104 por ciento.

Noticias relacionadas

Mismos vuelos

El informe señala que el aumento del descuento de residente ha provocado un crecimiento de pasajeros en los vuelos interinsulares. Como ya es conocido, constata que se ha producido un aumento en el precio de los billetes que es del 15 por ciento en el caso de Baleares.

Otra de las conclusiones ya conocidas del informe es que el 1 por ciento de la población de Balears acumuló el 16 por ciento de las subvenciones totales. El 10 por ciento de la población con menos ingresos recibió una subvención media anual de apenas 90 euros.

Las tarifas estaban en caída antes del descuento

Una de las conclusiones más sorprendentes del informe de la AIReF es que los precios de los vuelos ente la Península, Canarias y Baleares cayeron un 36 por ciento entre 2008 y 2018, un 4 por ciento interanual de promedio, justo antes del cambio en la subvención. «La tendencia se rompe en los doce meses posteriores al cambio de política», constata el informe.