La ocupación media oscila entre el 30 y el 45 % en gran parte de la oferta hotelera de la Isla. | M. À. Cañellas

61

Los hoteles de Mallorca siguen registrando en estos momentos más cancelaciones que reservas, principalmente como consecuencia de la gran incertidumbre existente con la evolución de la pandemia de la COVID-19 en todos los mercados emisores europeos.

«La situación ha dado un vuelco en la última semana y se ha pasado de tener más reservas que cancelaciones al lado contrario. La nueva política comercial implantada a nivel comunitario sobre cancelación de reservas en la actual crisis provocada por el coronavirus, posibilita que los clientes puedan anular reservas sin coste alguno», indicaron ayer desde la Agrupación de Cadenas Hoteleras (ACH) de Baleares.

Mercados

La situación es generalizada en todos los mercados emisores, pero principalmente en los países centroeuropeos.

«El turismo alemán, austríaco y suizo, así como el francés y el italiano, es el más afectado por esta incertidumbre. Hay temor a viajar y el anuncio de algunos países europeos por endurecer las medidas de control sanitario no ayudan», indican desde la ACH.

Hoteleros de todas las asociaciones hoteleras de Mallorca puntualizan que «las previsiones de aperturas de hoteles se han paralizado completamente, porque la coyuntura turística ha cambiado. Esta circunstancia hará que muchas cadenas no abran hoteles programados para agosto y que haya empresas que opten por no reabrirlos por la caída de la demanda».

Noticias relacionadas

El problema radica en que hay temor «a abrir establecimientos y luego no haya clientes, lo cual supondrá un duro golpe a las empresas que se arriesguen».

Además, todavía colea el hecho de que los touroperadores alemanes y británicos, pero especialmente TUI-Alemania, «no han abonado ni un euro de la temporada de invierno. Es decir, que los hoteleros estamos a la espera de los cobros de las operaciones realizadas en enero, febrero y hasta mediados de marzo. Los grupos turísticos nos han dicho que retrasan pagos de forma indefinida».

Ahora queda ver qué sucede durante los últimos diez días de julio y la primera quincena de agosto en materia turística. El aeropuerto, por su parte, sigue incrementando sus cifras de movimiento de pasajeros y aviones «pero ello es motivado por el aumento del turismo residencial en la Isla, que hasta ahora no podía venir», indican.

Noruega se plantea implantar la cuarentena

El Gobierno noruego decidirá este viernes si endurece las medidas de control anticoronavirus. Muchos residentes en la Isla de este país, así como turistas, están recibiendo mensajes en los últimos días en los que se les avisa de que regresen a su país antes del viernes «porque en caso contrario se verán obligados a realizar una cuarentena de diez días».

Esta medida, en caso de llevarse a cabo, perjudicará a Mallorca como destino.