Francina Armengol. | DANIEL ESPINOSA

3

La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha asegurado este miércoles que no se tolerará que «el incivismo y la irresponsabilidad de una minoría» ponga en riesgo «la situación sanitaria positiva» de las Islas.

«Nos jugamos la salud y la economía. Actuaremos donde haga falta y seremos contundentes contra los excesos», ha señalado la presidenta en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con Armengol, habrá «tolerancia 0 con quien incumpla y amenace la seguridad de todos». La presidenta ha recordado que «el compromiso colectivo hace que Baleares tenga una buena evolución epidemiológica: 4,78 casos por 100.000 habitantes».

Según Armengol, para seguir en esta línea se obligará a cerrar los establecimientos en las calles Punta Ballena de Magaluf, Miquel Pellisa y Pare Bartomeu Salvà de Playa de Palma. Asimismo, se prohíbe en las Islas el uso de pajitas largas y recipientes de bebida compartidos y se aumenta el número de efectivos y de inspecciones para luchar contra las fiestas ilegales, las aglomeraciones y el incumplimiento de aforos y normas sanitarias.

De esta forma, se fijan multas de hasta 600.000 euros y se incluye la posibilidad de cerrar establecimientos durante tres años en caso de infracciones muy graves. También son sancionables comportamientos individuales que pongan en riesgo la salud pública.

«No toleraremos establecimientos y actitudes irresponsables que pongan en peligro la salud de todos y dañen la imagen de Baleares, amenazando la reactivación del turismo y la economía», ha indicado.