31

El presidente del PP balear, Biel Company, ha reprochado este lunes al Govern que esté aplicando recortes en sanidad, donde han aumentado las listas de espera y la demora media, y que en educación no tenga previsto contratar más personal para el curso que viene.

Company ha reprochado al Govern, en una rueda de prensa en el Parlament, que mientras aumentan las listas de espera para operarse, con hasta 3.500 personas esperando frente a las 550 del año pasado por estas fechas; y también para consultas externas de 7.156 a más de 27.000, la Conselleria de Salud haya cerrado camas hospitalarias.

El portavoz del grupo parlamentario popular ha recalcado que eso supone que hay más de 27.000 personas que podrían acogerse al decreto de garantía de demora y acudir a consulta privada y ha destacado que la demora media ha crecido un 145 %, al pasar de los 32 días el año pasado por estas fechas a los 78 de ahora.

Company ha criticado la oportunidad de que se hayan cerrado 112 camas hospitalarias en Baleares: «En un momento en que todavía hay problemas y deberíamos estar pendientes de que no hubiera rebrotes», ha asegurado.

También ha reprochado al conseller de Educación, Martí March, que rechace contratar personal para el próximo curso.

Según Company, los recortes en los dos ámbitos son un reflejo de que ha empeorado la situación de un Govern que «ya estaba sin dinero» antes de la crisis sanitaria. «Tenía un presupuesto con un agujero de 350 millones de euros y con la COVID se encuentran desbordados, no tienen dinero y no pueden afrontar los servicios básicos», ha denunciado.

Mañana en el pleno, el PP preguntará al Govern qué cantidad extraordinaria ha pedido al Gobierno para afrontar el inicio de curso escolar. Además, Company quiere saber la opinión de Armengol sobre el reparto de fondo de reconstrucción para las comunidades de 16.000 millones de euros y ha advertido de que las islas deben recibir «como mínimo 450 millones, pero que llegaría hasta 899 millones si se tienen cuenta todos los daños en Baleares».

«Nos podemos encontrar otra vez con que Baleares no salga bien parada en el reparto», ha advertido el líder del PP.

Sobre el debate y votación del decreto de ayudas sociales que tendrá lugar en el pleno del Parlament, Company ha reprochado al Govern que sea el décimo decreto de este año.
Ha dicho que se trata de un decreto de peso, con 87 artículos y 10 disposiciones, que modifica todo el sistema actual de ayudas de protección social y ha criticado «que invade competencias de los consells y se ha aprobado sin consenso», al menos en el caso del de Ibiza.

Company considera que se tendría que tramitar como ley, que será lo que planteará el martes el grupo popular, porque supone eliminar la renta mínima de inserción y sustituirla por el ingreso mínimo vital del Gobierno de España, algo que permitiría al Govern liberar recursos «para destinarlos al menos a educación o sanidad que es donde está haciendo recortes».

Al PP le preocupa «que con estos cambios pueda quedar gente sin protección social», al no cobrar «ni de un sitio ni de otro», y que estas ayudas deberían estar enfocada «a poder salir de la situación de vulnerabilidad, algo que no ocurre con el decreto».

Aún así, ha adelantado que el PP votará a favor «por responsabilidad» y porque «una de las prioridades debe ser arbitrar las ayudas necesarias» para que «la gente pase lo mejor posible esta situación de la COVID-19», pero insistido en criticar que la presidenta Francina Armengol gobierne «a golpe de decreto y con su mentalidad exclusiva».