El presidente del Tribunal Superior, Antoni Terrasa. | T. Ayuga

0

Los asuntos pendientes en los juzgados de Baleares aumentaron un 15,13 por ciento en 2019. En la foto fija que recoge la memoria del Tribunal Superior de Justicia se muestra que el incremento del atasco judicial afecta a todas las jurisdicciones, en especial a Civil, donde subió casi un veinte por ciento. Esa imagen se ha quedado vieja por el impacto del parón provocado por la emergencia sanitaria que ha bloqueado la actividad judicial y el posible incremento de casos que genere la crisis económica.

En total fueron 77.422 los asuntos pendientes, a pesar de que se incrementaron un 3,7 por ciento los asuntos resueltos, que fueron 148.882. Sin embargo, se produjo un incremento del 5,5 en los nuevos asuntos hasta los 159.765. El presidente del TSJB, Antoni Terrasa, presentó ayer la memoria en el Parlament.

El documento señala que las Islas tienen una tasa de jueces por cada 100.000 habitantes un poco por encima de la media pero, sin embargo, la ligiosidad es la cuarta más alta de todo el Estado. La memoria apunta a la necesidad de crear ocho nuevos juzgados en Palma: tres de Primera Instancia, dos Contenciosos, otros dos de lo Social y uno de Violencia sobre la Mujer. También la creación de dos nuevas plazas para los órganos colegiados: uno para la Sala de lo Social del TSJB y otro en la Audiencia.