Las colisiones con embarcaciones suponen uno de sus principales problemas para la supervivencia de los cachalotes.

2

Las aguas de Baleares serán a partir de este lunes, escenario de un estudio científico de la Asociación Tursiops para la valoración de las evidencias que dejan en los cachalotes cuando colisionan con embarcaciones.

El proyecto denominado «Colca» consiste la toma de imágenes aéreas y subacuáticas para tener una imagen completa de todo el cetáceo para analizar la naturaleza y alcance de las marcas causadas por estos impactos con embarcaciones.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha catalogado la población de cachalotes en el Mediterráneo «en peligro de extinción», y las colisiones con embarcaciones suponen uno de sus principales problemas para la supervivencia.
Los expertos consideran que las aguas de las Islas Baleares son un enclave único en el Mediterráneo para la especie, por lo que se ha declarado una zona importante para los Mamíferos Marinos (IMMA) en pro de su conservación.

Durante las campañas de investigación que Tursiops lleva a cabo en Baleares, se han observado una presencia importante de cachalotes con claras marcas de colisión.
El proyecto se ahora se inicia tiene contribuirá a conocer mejor la problemática para trabajar en su minimización y se desarrolla con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

El objetivo principal es conocer el grado de afectación debido a colisiones que sufre la población Balear de cachalote y las consecuencias ecológicas de estas agresiones.
«Aunque queda mucho camino por recorrer, la finalidad es buscar una solución al problema en colaboración con las administraciones y empresas involucradas con la mejor información posible», ha señalado la organización en un comunicado.

A lo largo de este año el velero de Tursiops navegará alrededor de las islas del archipiélago balear en busca de cachalotes. A través del sonido que producen los localizarán y mediante el uso de drones, tanto aéreos como submarinos, se tomarán imágenes que permitirán observar las marcas en su cuerpo.

Adicionalmente, se creará un mapa de riesgo de colisión, es decir, áreas de alta presencia de cachalotes y tráfico marítimo y avanzar en poder conocer el alcance del problema.
Este trabajo servirá para asesorar a administraciones competentes y sectores involucrados a fin de poder establecer estrategias que permitan prevenir estas colisiones entre embarcaciones y cachalotes.