Cecilia Neuhaus, conocida como Meneca, ha fallecido con coronavirus. | C. Suárez

Cecilia Neuhaus, conocida como Meneca, no podrá volver a disfrutar de sus vacaciones en Mallorca, ya que el brote del nuevo coronavirus le arrebató la vida el pasado 25 de marzo, a los 81 años de edad.

Claudia Suárez, que reside en Palma, explica con dolor que su madre ya tenía su viaje reservado para pasar sus vacaciones en la Isla. Sin embargo, la pandemia de la COVID-19 impedirá que vuelvan a hacerlo, como venía sucediendo desde el año 1974.

Meneca se encontraba muy bien de salud, pero ingresó en el hospital de Madrid con un pinzamiento de cadera. Desgraciadamente, se contagió de coronavirus. Claudia explica que le dieron el alta y tuvieron que enviarla a una residencia de la tercera edad, ya que su padre tiene 89 años y sus hijas con el confinamiento no tenían posibilidad de cuidarla. A los dos días falleció.

Su familia entiende que se trata de una negligencia clara, ya que aseguran que le dieron el alta pese a tener COVID-19. La muerte de Meneca ha sido traumática para su familia, ya que no lo esperaba. En el caso de Claudia se añade el sufrimiento que supone el hecho de no haber podido viajar a Madrid para despedirse de ella.

Noticias relacionadas

Meneca era una mujer con una mentalidad muy abierta y muy generosa, por ello en sus últimas voluntades expuso su deseo de que su cuerpo se donase a la ciencia. «Consuela más que la llevasen a la Universidad de Medicina de Madrid que al Palacio de Hielo», expone su hija con resignación.

Nacida en Argentina, Meneca era una mujer emprendedora; era maestra y tenía una pequeña empresa en Argentina. Hija de militar, se casó con un militar y tuvieron cuatro hijos. Decidieron venir a España para participar en la fundación de Aviaco, donde su marido era piloto.

Meneca con su nieta María
Meneca con su nieta María, en Palma.

A Meneca le encantaba cuidar a su familia. Su hija explica que había vivido intensamente porque era muy vital. La última vez que la vio fue el pasado 22 de diciembre. Desgraciadamente, Meneca no podrá volver a disfrutar de sus vacaciones en su estimada Mallorca.

Meneca con su nieta Claudia
Meneca con su nieta Claudia, en Palma.

Su nieta Claudia Castaño le dedica unas hermosas palabras de despedida:

«Te quedas. Te quedas en cada verano en mi isla, en cada tanda de churros en Madrid. Te quedas en cada creppe suzzete, en cada tecla de mi piano, en cada cachetada por apoyar los codos o por beberme el café sin sacar la cucharilla. Te quedas en tu calle, que no podía llevar otra palabra que 'bravo'. En cada acto de rebeldía. En todas mis mini faldas, tacones y barras de labios rosas. Te quedas brava en nuestros corazones y en cada uno de nuestros pasos para siempre. Pero te quedas. Porque hay historias y personas, que por mucho que quieran irse, deben quedarse, para que todos sigamos siendo un poquito mejores. #hastadentrodeunratito 💫».