Se trabaja para que los niños puedan volver a las aulas en septiembre. | Efe

57

Todos los profesores tendrán que volver a los centros el 19 de junio. Así lo ha anunciado el conseller d'Educació, Martí March, este jueves durante la presentación de las características del paso a la fase 3 en el sector educativo.

No obstante, desde el 1 de julio no tendrán que ir a los centros, pero sí estar a disposición del centro por si lo necesitan; la Conselleria d'Educació ha precisado que así ha ocurrido cada año.

March ha detallado que los docentes tendrán que preparar el inicio del próximo curso escolar, organizar las aulas, cerrar el curso 2019-2020 y preparar un plan de acompañamiento escolar en primaria y secundaria en los centros públicos y concertados de Baleares. En el caso de los profesores de infantil y primaria, tendrán que organizar y adecuar las aulas. «Es una forma de reforzar a los niños que hayan tenido dificultades». Los centros seleccionarán a los profesores que deben hacer este refuerzo.

Todos los centros tendrán que hacer un plan de contingencia. «Nos preocupa acabar bien este curso, lo acabaremos de forma virtual, y nuestro objetivo es empezar en el escenario presencial», ha manifestado.

March ha recordado que se trabaja en tres escenarios diferentes, en función de cómo se vaya evolucionando la pandemia de la COVID-19, pero ha destacado que Educació apuesta por las clases presenciales el próximo curso. «Queremos que toda la comunidad educativa participe en esta comisión de planificación del curso 2020-21», ha manifestado.

Preguntado por la posibilidad de contratar a más profesores, March ha explicado que solicitarán una partida económica al Ministerio para planificar el próximo curso. En este sentido, ha señalado la necesidad de comprar material de protección, así como incrementar el servicio de comedor, la digitalición e incrementar el número de docentes. No obstante, lo ha englobado en una visión global, no sólo de docentes.