Rosario Sánchez, llegando este martes al Parlament para asistir a la sesión plenaria. | Pilar Pellicer

11

La consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, ha adelantado este martes en el Parlament que el Govern estima una caída de ingresos de más de 500 millones de euros este año si el PIB cae un 30 %, y un incremento de los gastos directos por la pandemia de 300 millones.

Sánchez ha recalcado que el Govern balear mantendrá el compromiso con los servicios sociales y la seguridad sanitaria «como mejor herramienta para reactivar y recuperar la economía», durante una comparecencia ante el Parlament sobre la situación de los Presupuestos de la comunidad de 2020 a causa de la pandemia por la crisis sanitaria de la COVID-19.

La consellera ha explicado que a causa de la pandemia aumenta el gasto y se reduce la previsión de ingresos.

Ha detallado que la paralización económica por el estado de alarma tiene un impacto negativo en la economía y «en consecuencia una bajada de los ingresos de la CAIB».
Ha recordado que las previsiones macroeconómicas del Govern sitúan las islas ante una bajada histórica el PIB, cuya magnitud dependerá de la evolución en los próximos meses «en un contexto incierto y muy cambiante», y que podría alcanzar un 30 %.

«Si el PIB cae un 30 % en 2020, la caída de ingresos estimada es de mas de 500 millones de euros este año por menor recaudación de tributos cedidos y propios», ha detallado Sánchez, quien ha recalcado que esta cifra es una estimación «si hay una caída tan importante como un 30 % del PIB , pero todo el trabajo público y privado va encaminado a que esta situación no se produzca».

En cuanto a los gastos, «a día de hoy hay un compromiso de nuevo gasto vinculado a la COVID de más de 300 millones de euros para 2020», ha dicho la consellera de Hacienda.

El grueso de ese gasto por la pandemia, 240 millones, corresponde a la estimación de incremento del gasto sanitario por atención a la emergencia, control de la pandemia, aumento de la capacidad clínica y mantenimiento de la seguridad sanitaria necesaria para la recuperación económica.

El resto es para otras medidas ya adoptadas como ayudas sociales, créditos sin intereses y financiación para autónomos y pymes

Sánchez ha subrayado que, además, «parte del presupuesto se ha de reconfigurar para hacer frente a corto plazo a las medidas de ayuda y estímulo efectivas y selectivas que se adoptarán para recuperar el sistema social y económico», en la que se han de movilizar millones de euros desde todas las administraciones.

Sánchez calcula que los costes para el Estado de los ERTE supondrán 1.200 millones de euros solo en Baleares.