Imagen de archivo de un pleno del Parlamente vacío como consecuencia de la crisis del coronavirus. | Redacción Local

3

La Mesa de Parlament y la Junta de Portavoces se reúnen en estos momentos de urgencia ante la posibilidad de que no se puede celebrar este martes la Diputación Permanente que debía convalidar tres importantes decretos ley del Govern: uno de medidas urgentes en materia de vivienda y dos con propuestas sobre el coronavirus, como la ampliación de la renta social garantizada o medidas de protección para los camioneras que viajan en barcos.

La convocatoria de este martes está en el aire después de que el Grup Mixt, es decir, Més per Menorca y Gent per Formentera, haya impugnado la reunión al entender que la Diputación Permanente no puede reunirse mientras esté en vigor el periodo de sesiones porque esas es una competencia del pleno.

También esgrimen que la Mesa del Parlament decidió de manera unilateral la suspensión de la actividad parlamentaria sin escuchar la opinión de la Junta de Portavoces. El Grup Mixt ya pidió la semana pasada la reanudación de la actividad parlamentaria para poder hacer la labor de control al Govern, que ahora mismo no se está haciendo. El GrupM ixt considera intolerable que el Parlament cierre y que los diputados no hagan su función de representación de los ciudadanos en unos momentos de extrema gravedad.

Més, Cs y el PP se sumaron este pasado domingo a esta reivindicación al pedir que se amplíe el periodo de sesiones para compensar este parón y que haya plenos para poder controlar al Govern. Desde que comenzó el estado de alarma, hace ya más de tres semanas, el Parlament apenas se ha reunido y tan solo una docena de sus 59 diputados ha presentado algún tipo de iniciativa .

Noticias relacionadas