Imagen del Hotel Menorca Sur. El Ministerio de Sanidad dictó una Orden por la que declara el cierre obligatorio de hoteles que tenían como fecha límite para acatarla este 26 de marzo. | Efe

10

Los hoteles de Baleares han cumplido con la orden del Gobierno de cerrar sus instalaciones por la crisis del coronavirus, que tenía como fecha límite este 26 de marzo, y solo «contados establecimientos» mantienen alojados a clientes de larga estancia que cuentan en sus habitaciones con lo necesario para cubrir sus necesidades básicas.

Esta era la única excepción prevista en la orden de cierre del pasado día 19, según ha recordado la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera, que ha hecho balance del proceso de clausura de los hoteles.

Ha indicado que cuando entró en vigor el estado de alarma, el 14 de marzo, estaban abiertos 210 hoteles de los 850 adheridos a su patronal, «los cuales han ido cerrando escalonadamente».

«Una gran parte de estos 210 lo hicieron durante la primera semana y los que quedaban lo hicieron durante este pasado fin de semana», ha explicado Frontera, que ha resaltado que para cerrar es preciso «dar una solución a las personas que tienes alojadas y que en la mayoría de los casos requieren de vuelos y conexiones para volver a casa».

Noticias relacionadas

Para ello, en coordinación con la Conselleria de Trabajo, toroperadores, embajadas y agrupaciones hoteleras, los responsables de los establecimientos han ayudado a los turistas a encontrar vuelos de regreso.

«En estos momentos, desde la FEHM seguimos trabajando internamente con las autoridades, tanto la Conselleria de Salud y Consumo, como la de Modelo Económico,Turismo y Trabajo y Consell de Mallorca, para facilitar las necesidades que vayan surgiendo», indica la patronal.

Así, colaboran para poner a disposición de las autoridades hoteles donde puedan alojarse personas que se tienen que desplazar en medio de la crisis del coronavirus, como transportistas, sanitarios y acompañantes de enfermos o mayores.

También participan los hoteleros en los trabajos preparatorios de la medicalización de establecimientos puestos a disposición de la red sanitaria y colaboran aportando enseres para los espacios habilitados por el Consell de Mallorca para personas sin hogar.

«Son momentos muy duros para todos, que afectan de lleno al sector hotelero y en este momento trabajamos para que lleguen las medidas que permitan a las empresas garantizar su solvencia para que, llegado el momento, reactivar la actividad, el empleo y atender las obligaciones que tenemos como empresas», indica la FEHM.