Los test rápidos que todavía no han llegado a Balears, ya se hacen en otras comunidades. | José Manuel Vidal

13

La Unidad Básica de Establiments es, de momento, el epicentro de las pruebas diagnósticas de coronarivus SAR-CoV-2 para el personal sanitario de Atención Primaria aunque se prevé habilitar también las unidades de sa Indioteria o es Pil·larí. Los hospitales Son Espases y Son Llàtzer también prevén disponer un circuito para que sus trabajadores salgan de dudas en cuanto a posibles contagios.

A estas pruebas se las conoce como COVID exprés y son las clásicas PCR que hasta ahora se realizaban en los laboratorios de Microbiología de los centros hospitalarios, sólo que con este sistema son los posibles positivos los que se deben desplazar para salir de dudas, lo que permite una detección más ágil.

Al ser Balears una de las comunidades con menor incidencia de casos positivos por habitante, la comunidad está en la cola de la prioridad del Ministerio para enviar los kits de detección rápida que tienen la capacidad de diagnosticar la COVID-19 en 10 minutos. Sin que se haya determinado una fecha concreta, Salut Pública insiste en asegurar que llegarán esta semana.

Con este sistema se va avanzando en el diagnóstico de profesionales lo que, sin duda, es el escollo de la gestión del Govern de esta crisis.

Y es que si al principio se decía que sólo se producían contagios de coronavirus durante los días en que los pacientes presentaban síntomas, el doctor Francesc Albertí explicó ayer que ahora se cree que en los días previos a los síntomas, el virus también se puede transmitir.

Así existe la posibilidad de que los profesionales asintomáticos propaguen el coronavirus en los centros sanitarios poniendo en peligro a otros profesionales que ahora son más necesarios que nunca o lo que es peor, a pacientes vulnerables.

Que se conozca, de momento hay 91 profesionales sanitarios que ya han dado positivo en Balears (79 en Mallorca, 4 en Menorca y 8 en Eivissa). Además, hay 285 (211 en Mallorca, 60 en Menorca, 14 en Eivissa) que están en vigilancia activa.

Por su parte, el Col·legi Oficial de Metges puso a disposición de la Conselleria de Salut un registro de hasta 240 voluntarios, entre médicos de privada, jubilados, MIR sin plaza asignada y estudiantes de los últimos cursos de Medicina.