Thomàs, presidente del Parlament, comenta algo con Santiago, cuya dimisión pedirá este martes el PP. | Jaume Morey

8

El pleno del Parlament desistirá en su intento de que el Congreso vote una reforma del Régimen Especial de Balears (REB) que había quedado colgada en la sucesión de convocatorias electorales del año pasado. Esta reforma, aprobada en la anterior legislatura, reclamaba aumentar los descuentos en el transporte marítimo y una tarifa plana de 30 euros para los vuelos entre Islas.

La sucesiva convocatoria de elecciones, el hecho de que el reglamento del Parlament no resolviera claramente cómo quedaban las proposiciones de ley no votadas y que aún no se hubieran elegido a las personas que debían defenderlas en el Congreso es la causa de este embrollo que este martes se resolverá.

Baleares tiene pendientes seis iniciativas legales que precisan ser validadas en el Congreso. Dos se referían a la reforma del REB (que no se remitirán) y otras a las prospecciones, la suspensión de los aforamientos, la legislación del comercio y la elección de un escaño al Senado por Formentera en las generales. Hoy se irán votando las sucesivas propuestas así como el nombre de quienes las representarán.

Destitución de Santiago

El pleno del Parlament incluye un nuevo debate sobre la situación de los centros de menores y jóvenes; tanto del Consell como del Govern.

El debate parte de una moción que ha presentado el Grupo Popular y que aborda, entre otros apartados, un punto en que se solicita de la presidenta Armengol la «destitución inmediata de la consellera de Afers Socials, Josefina Santiago, y todo su equipo».

Igualmente reclama la documentación que aún no se ha facilitado. También hay preguntas sobre este asunto, además de la moción del PP.

Ningún partido del Pacte apoyará la destitución de Santiago aunque, según la socialista Pilar Carbonero, se propondrán alternativas «en positivo», como es tomar medidas y efectuar «un diagnóstico completo» de la situación de Baleares.