La vicerrectora de Professorat, Maria Antònia Fornés (en la imagen), expresa el agradecimiento por unos profesores asociados que se dedican a la docencia por unas horas «porque les gusta y para que se aproveche su experiencia; no lo hacen por dinero». | P. Pellicer

31

La Universitat de les Illes Balears (UIB) cuenta con un total de 714 profesores asociados que equivalen a 274 docentes a tiempo completo. Frente a este dato, la UIB dispone de 1.023 profesores a tiempo completo. Profesores asociados son los que tienen otra actividad profesional principal fuera de la universidad y dedican unas horas semanales a la labor docente universitaria. Suelen ser profesionales de prestigio que aportan su visión y su experiencia.

La vicerrectora de Professorat de la UIB, Maria Antònia Fornés, explica que «la mayoría de nuestros profesores asociados imparte una hora o dos semanales. Concretamente, un 63,4 % del total hace tres horas semanales o menos. El máximo es de seis horas semanales, según las necesidades de cada departamento y la disponibilidad de los propios asociados.

De esta manera, un asociado que sólo imparte una hora semanal, lo que son 30 horas anuales, cobrará 94 euros al mes, mientras que el que hace 6 horas semanales -180 horas anuales- llegará a los 563 euros mensuales».

Fornés señala que «la implantación del grado de Medicina ha supuesto un aumento del número de asociados, en este caso de especialistas. No tenemos médicos acreditados para tenerlos como profesores a tiempo completo. En este caso, una fórmula puede ser la de plazas vinculadas. Es decir, una persona que pueda compatibilizar dos trabajos: como médico y como docente universitario, pero con un solo sueldo y manteniendo el mismo horario. Sin embargo, para llegar a ello deberán pasar varios años y ya tenemos un convenio con el IB-Salut con este objetivo, entre otros».

La vicerrectora destaca que «tenemos unas necesidades docentes y nuestra prioridad es crear plazas a tiempo completo, pero nos enfrentamos a dos problemas principales. El primero es presupuestario. El segundo es la tasa de reposición, es decir, la sustitución de jubilados, que ahora es del 100 %, pero hemos arrastrado años sin poder cubrirla mientras la UIB crecía».

Por su parte, los profesores interinos de la UIB se reparten entre diversas figuras: profesor contratado doctor interino, ayudantes doctores y ayudantes. Entre los fijos se encuentran los catedráticos y los profesores titulares (ambas figuras corresponden a funcionarios), y los profesores contratados doctores, que son personal laboral permanente.

El ministro de Universidades, Manuel Castells, se refirió recientemente a la situación de los asociados y de los «falsos asociados» como aquellos docentes que, en la práctica, están funcionando como profesores a tiempo completo. Maria Antònia Fornés subraya que «el 29 % de las horas lectivas de la UIB son impartidas por asociados, pero hay universidades que están mucho peor y recurren a esos ‘falsos asociados’. El ministro describe una situación, pero a continuación debería aportar las soluciones, que deben llegar en forma de dinero y revisiones legales»

Finalmente, la vicerrectora de Professorat indica que «los sueldos de los asociados son bajos y hay que agradecer a muchos de ellos que se dediquen parcialmente a la docencia universitaria porque les gusta y para que su experiencia profesional sea aprovechada. Entre estos asociados hay profesionales de prestigio que, desde luego, no lo hacen por dinero».