Imagen de una perdiz en el campo mallorquín. | Joan Socies

7

El Servicio de Caza del Consell de Mallorca ha iniciado, como cada dos años por estas fechas, los trabajos para realizar un censo aproximativo de las poblaciones de perdices, conejos y liebres.

Los datos obtenidos en febrero marzo y abril, periodo prerreproductor, y en julio y agosto, los meses posteriores a la cría y previos a la caza, sirven para regular la actividad cinegética respecto a estas especies y para la fijación de las vedas.

Este año es especialmente cuantioso el número de liebres, lo que permitirá evaluar los efectos de la mixomatosis.

Recogen los datos para elaborar los censos técnicos y agentes de caza y guardas de campo con la colaboración con sociedades de cazadores, titulares de vedados y alumnos de FP y de Biología de la UIB.