Suspenden un juicio a Paula Rotger por un altercado en el aparcamiento del Aeropuerto

| Palma |

Valorar:
preload
Paula Rotger en el aeropuerto de Palma.

Paula Rotger en el aeropuerto de Palma.

Pere Bota

El Juzgado de Instrucción número 9 de Palma ha suspendido este lunes el juicio que iba a celebrar contra Paula Rotger, la trabajadora del Aeropuerto de Palma que denunció a un guardia civil por discriminación lingüística, por un altercado en el aparcamiento con otro trabajador.

El Juzgado unirá esta causa a otra denuncia que ella misma presentó por los mismos hechos, una riña en la que acabó rota la ventanilla de su coche, en octubre de 2019.

Hasta ahora se habían tramitado procedimientos separados, con sendas denuncias cruzadas, en los que acusador y acusado se intercambiaban los papeles. Esta circunstancia provocaba que el denunciante tuviera que declarar como testigo por unos hechos por los que está investigado en otro sumario, donde no tiene obligación de declarar.

Por ello, se unificarán los procedimientos y si las respectivas acusaciones continúan adelante, ambos se sentarán como acusados en el mismo juicio. El hombre imputaba a Paula Rotger un delito de coacciones leves, mientras que la defensa de Rotger, que ejerce el letrado Josep de Luis, califica lo ocurrido como un delito de odio.

Rotger denunció ante la Policía Nacional que otro trabajador le había roto la cristalera de su vehículo «por hablar mal de España» cuando ella se encontraba dentro del coche. En su escrito, señalaba que estaba conversando por teléfono cuando un hombre joven le abordó insultándola. También relataba que su interlocutor le dijo «viva España, viva la Guardia Civil, soy hijo del cuerpo», y que hizo referencia a una pegatina de una bandera estelada que llevaba en el coche.

La mujer también señaló en su denuncia que el hombre les gritó a ella y a su acompañante: «Por culpa de gente como vosotros pasa lo que pasa en Cataluña». Según su versión, a continuación el hombre se dirigió a su propio vehículo, que estaba justo delante del de Rotger, y empezó a dar marcha atrás, por lo que ella y su amiga creyeron que su intención era impactar contra ellas.

Siguiendo con este relato, por este motivo se dispusieron a sacar una fotografía, cuando el hombre salió de su coche, fue al de ellas y metió la mano por la ventanilla para intentar agarrar a la acompañante. Rotger señalaba en su denuncia que el hombre había ejercido fuerza sobre la ventanilla y la había roto, lo que habría provocado lesiones leves en las manos a una testigo, otra trabajadora que estaba en el lugar.

Por su parte, el interlocutor presentó otra denuncia el mismo día, en la que señalaba que había oído a Rotger proferir «insultos y agravios contra los españoles» tales como «los españoles son unos hijos de puta, no me dejarán en paz». También mencionaba que su coche exhibía una estelada. Señalaba que se sintió provocado, momento en el que la llamó «gilipollas» y entablaron una discusión en la que ella le habría llamado «españolito de mierda».

El hombre explicó a la Policía que se bajó otra mujer que empezó a grabarle con el móvil, y que le hizo caso omiso cuando le pidió que no lo hiciera. El denunciante aseguraba que las dos mujeres le seguían con su vehículo, y que en la barrera de salida se dio cuenta de que continuaban grabándole, por lo que se bajó del coche y se puso a la altura de la ventanilla para pedirles que dejaran de grabar.

Siguiendo con la versión del hombre, entonces puso las dos manos sobre el cristal y cuando se dio cuenta de que la cerraban, tuvo «un gesto instintivo» para protegerse empujando hacia abajo. Posteriormente, ante la patrulla que se personó, dijo que si el coche tuviera daños se haría cargo del coste de los mismos. El hombre también indicó que no quiso esperar más a denunciar los hechos porque supo quién era la mujer y porque el incidente ya estaba en la prensa.

En su denuncia, el hombre también matizó que no se había identificado como hijo de Guardia Civil y manifestó que temía que la denunciada utilizara los hechos «para sus fines políticos».

El nombre de Paula Rotger llegó a los medios después de que denunciara a un agente de la Guardia Civil asegurando que le había impedido el paso por hablar catalán. Contó que el guardia civil se «exaltó mucho» y que le dijo que «al agente de la autoridad se le habla español o no se entra». La denunciante subrayó que pasó el arco todas las veces que se le requirió y que no accedió a su zona hasta que se lo permitieron.

Aena le retiró la acreditación para acceder a su puesto de trabajo durante un mes. La Guardia Civil sostuvo que la mujer fue sancionada por incumplir las normas de seguridad aérea y saltarse un control de accesos en la instalación aeroportuaria.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 4

anonimo
Hace 7 meses

Para @K3 verdadero: Siempre que la justicia considere que tiene que ingresar en la penitenciaria por saltarse el control de seguridad para acudir a una reunión, a la que llegaba tarde, y que la GC tenga que ir a buscarla para que pase el control, de acuerdo a las medidas que se aplican en los aeropuertos para garantizar hasta un nivel aceptable que tanto los trabajadores como los pasajeros, y sus pertenencias no lleven nada que pueda ocasionar una catástrofe. El tema de la catalanización de las Baleares es otro punto a la que se acogió para intentar salir de rositas y por lo que grupos y políticos catalanistas la arroparon, premiaron y defienden.

Valoración:3menosmas

No en faceu cas
Hace 7 meses

El que posa verda a la senyora Rotger i diu que és un company de feina de l'Aeroport, no diu la veritat. És un dels multiniks mentiders, que no ténen sentit de l'indecència que suposa calumniar a les persones just perque no els cauen bé, perque son d'esquerres o nacionalistes, perque han aprovat una oposició i ells o seus fills no, o perque els hi han donat carabasses. Ni cas a aquest comentari, perque aquesta manera de redactar esta molt vista per aqui.

Valoración:-3menosmas

Muy harta
Hace 7 meses

En el control del aeropuerto. yo tuve la desagradable experiencia de una guardia de seguridad, que cuando el detector de metales sonó y yo quise aclarar que llevaba unos botoncitos de metal en una prenda , me hizo callar y me dijo que la única que podía hablar era ella y que no abriera la boca. Seguro que son tan soberbios porque la mayoría que pasa el control es gente que tiene prisa y que pasa de ellis y de todos sus complejos, pero si estuvieran en una cârcel, en un reformatorio o en cualquier otro lugar donde hay gente peligrosa y violenta, no serían tan valientes ni provocarían problemas por el mero placer de fadtidiar a la gente, a sabiendas de que les darán a ellos la razón aunque no la tengan. Y que los ciudadanos tengamos que pagar impuestos para pagarles los sueldos a una gente que sólo busca nuestro mal , o que ni persigue ni identifica a los vándalos y terroristas de la ultra derecha, no es propio de un país civilizado, ni mucho menos de una democracia.

Valoración:0menosmas

@K3 verdadero
Hace 7 meses

Vols dir que tu trobes que aquesta senyora ha d'entrar a la presó just per haver parlat en Mallorqui? Estau ben malalts, tots els franquistits que tot lo dia remugau per aqui. Necessitau ajuda psicològica.

Valoración:2menosmas

vatuaradeu
Hace 7 meses

Aquí se censuran los comentarios que critican a los españolistas y estos tienen vía libre para insultar a los mallorquines.

Valoración:-4menosmas

Compañera
Hace 7 meses

Paula y su amiga tienen toda la razón!!! Varias personas más pasábamos por allí. Justo después de que el chico rompiera el cristal, otra compañera y yo pasamos por allí y nos quedamos con ellas. El chico seguía metiéndose con Paula, mientras ella sólo se dedicaba a llamar por teléfono a la policía.Cuando vió que llegaba la policía fue cuando ya se ofreció a pagar los daños. Ver esta noticia después de estos meses me entristece y duele...como un sinvergüenza intenta darle la vuelta a los hechos!!! No hay derecho!!!

Valoración:-3menosmas

Marí Marí
Hace 7 meses

Simplement, no es pot assaltar i tractar d'agredir algú perquè du una estal·lada aferrada as cotxe. I es guàrdies civils haurien de ser es primers en sebre-ho.

Valoración:-6menosmas

Martinez
Hace 7 meses

YO trabajo con Paula, y SE que todo lo que cuenta es cierto y lo sé porque es una práctica habitual lo de háblame en cristiano y la prepotencia de la seguridad de los filtros. Leer los comentarios de esta noticia solo denota el nivel de envidia, odio e individualismo que existe en las islas. Vergüenza da ser mallorquín

Valoración:-19menosmas

Fermina
Hace 7 meses

Cuánta incultura española y falta de respeto a la tierra que los acoge y a sus habitantes y a su lengua. Son capaces de creerse que Los habitantes de la tierra que les acoge no tienen derecho a expresarse en su propia lengua y a que todos los que venimos aquí la aprendamos y la hablemos. Seguro que si en su comunidad de origen hablaran un idioma diferente al castellano también lo defenderían. Catetos Imperialistas serían los adjetivos en castellano.

Valoración:-13menosmas

ARRUIX
Hace 7 meses

Ningú està obligat a viure aquí si no li agrada. Aquí tenim llengua pròpia, igual que a valència, Catalunya, Galicia i País Vasc i això no ho podreu canviar. Les llengües enriqueixen i obrin el cervell. Així i tot encara vos queden unes quantes comunitats on només es parla castellà on podreu anar i viure a gust. De totes maneres si jo dugués mitja vida convivint amb una llengua i no la sabés parlar estaria ben preocupada per el meu coeficient intelectual.

Valoración:-25menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 4