Previous Next
8

El cierre de los dos primeros hornos de la planta incineradora es, por ahora, misión imposible a la vista de los datos de recogida de residuos de las instalaciones de Tirme. Esta histórica aspiración de los sectores ecologistas que ahora comparten los dirigentes del Consell de Mallorca deberá posponerse porque el año pasado llegaron a la planta incineradora nada menos que 535.962 toneladas.

Las previsiones recogidas en el plan director apuntan a que el cierre será posible cuando se generen menos de 40.000 toneladas de residuos mensuales a lo largo de 36 meses. El año pasado solo se bajó de esta cifra durante cuatro meses mientras que el resto se superó. En principio, el plan apuntaba al cierre de estos dos hornos cuando se generen 430.000 toneladas al año, un 20 por ciento menos de lo que se genera en la actualidad.

Las cifras de recogida de residuos que maneja el Consell son preocupantes porque el reciclaje crece lentamente pese a las intensas campañas que se llevan realizando desde hace años para que los ciudadanos separen las basuras y las depositen en los respectivos contenedores.

El año pasado apenas se recicló el 17,6 por ciento de los residuos totales. Supone un ligero aumento con respecto al 16,04 por ciento del año anterior, pero está muy lejos del 50 por ciento que marca la Unión Europea para finales de este año.

La gran asignatura pendiente en materia de reciclaje es la materia orgánica. Los municipios de pequeñas dimensiones ya han instalado el contenedor marrón, pero no ha sido así ni en Palma ni en los grandes municipios de Mallorca. Ello explica que el año pasado apenas se recogieran 29.959 toneladas de este material frente a las 535.962 toneladas de basura mezclada que acabó en uno de los hornos de Son Reus.

Mejoran las cifras

A pesar de que las cifras están muy lejos de las previsiones que hace la Unión Europea para toda España, hay un dato positivo en la estadística del año pasado: las toneladas de residuos que llegaron a la incineradora bajaron un 2,3 por ciento con respecto a las cifras del año anterior. Todo lo contrario sucedió con los materiales reciclables ya que se recogieron más toneladas de vidrio, papel y envases.

En los últimos diez años, la recogida de envases se ha más que duplicado y ha pasado de 9.884 toneladas en 2009 a 22.216 el año pasado. Las cifras de recogida de vidrio también han crecido y se ha pasado de 17.312 toneladas a 29.335 en ese mismo periodo, mientras que la de papel es la que menos ha crecido: en 2009 se recogieron 28.582 toneladas y en 2019, 33.398.

PALMA. POLITICOS. Miquel Mir, Conseller de Medi Ambient i Territori. MAS FOTOS EN EL DISCO DEL 09

El Govern ya comienza a trabajar para crear un nuevo canon para las basuras

La nueva Ley de Residuos que acaba de entrar en vigor establece que, si Baleares no cumple este año el objetivo de reciclaje que marca la Unión Europea, ese 50 por ciento de los residuos, la Comunitat deberá aprobar un canon para desincentivar el depósito indiscriminado de basuras sin la separación previa.

Los Presupuestos del Govern para este año ya incorporan la creación de este canon, que parece inevitable a la vista de los datos de reciclaje que se acaban de conocer. Este canon está al margen de los posibles impuestos ambientales que pactaron los tres partidos de izquierda y que deben ponerse en marcha en esta legislatura. Una posibilidad era recuperar, con variantes, el impuesto sobre instalaciones que inciden en el medio ambiente que creó Gabriel Cañellas.