La quiebra del grupo turístico Thomas Cook se produjo de forma sorpresiva el 23 de septiembre de 2019. El cese de operaciones afectó a su división aérea, salvo a Condor Airlines, y a la oferta hotelera en Balears. El resto de touroperadores han absorbido sus permisos de vuelos y camas. | Europa Press

6

Touroperadores alemanes van a crecer esta próxima temporada turística en Mallorca un 40 % como consecuencia de la quiebra del grupo Thomas Cook, ya que han captado la oferta de alojamiento que operaba hasta su desaparición en todas las zonas vacacionales de la Isla. Los touroperadores germanos que más se han visto beneficiados por la quiebra son FTI y Schauinsland Reisen. «Han captado la mayor parte de la oferta de alojamiento que tenía contratada Thomas Cook en lo que respecta al mercado alemán», indican cadenas hoteleras de Balears.

Los grupos TUI, Alltours y Der Touristik (Rewe) también se han beneficiado del trasvase de camas hoteleras de Thomas Cook, por lo que «la quiebra de este grupo ha sido absorbida por la competencia en solo tres meses, principalmente porque Mallorca es uno de los destinos del Mediterráneo más demandado por el turismo alemán».

PIB en Alemania

La evolución del turismo alemán en Mallorca durante 2019 se ha visto afectada por la ralentización de la economía en Alemania. El volumen de pasajeros en Son Sant Joan confirmó esta tendencia, ya que este mercado creció solamente un 1,3 %, frente a aumentos medios de hasta un 4 por ciento en años precedentes.

La primera economía de Europa y principal mercado turístico emisor a Mallorca experimentó en 2019 un parco crecimiento del 0,6%, el peor dato de los últimos seis años, según cifras de la Oficina Federal de Estadística (Destatis). Las expectativas para 2020 es que el PIB crezca de nuevo por debajo del 1 %, ya que la economía de Alemania se estanca y el país se está despidiendo del decenio dorado de expansión económica iniciado en 2009, al final de la crisis.

Esta coyuntura económica afectará a la industria turística alemana durante este año, de ahí el posicionamiento de los touroperadores para ajustar los cupos de camas y reducir sus riesgos, más en un contexto donde la guerra de precios va a mermar sus rentabilidades.

FTI y Schauinsland Reisen han sabido aprovechar la circunstancia e incrementar su cuota de mercado en Mallorca, en el que hay otros touroperadores alemanes que están vendiendo hoteles en propiedad por la baja rentabilidad de los mismos en las dos últimas temporadas, todo ello debido a la competencia directa de los destinos del Mediterráneo oriental.

El turismo alemán, según la patronal de los touroperadores DRV, dependerá de cómo evolucione la economía y de las estrategias comerciales de los destinos vacacionales, principalmente españoles y griegos. Se trata de un mercado más que consolidado de enero a diciembre, de ahí que cualquier variación negativa tiene un impacto económico y turístico en Mallorca.

Todos los touroperadores confían en mantener la programación de vuelos de la temporada de 2019, como así han puesto de manifiesto en la presentación de su programación para este año.